– Mar 6, 2019, 11:25 (CET)

Probamos el Xiaomi Redmi Note 7: relación entre calidad y precio que sonroja a la competencia

El Redmi Note 7 es el nuevo teléfono con el que Xiaomi quiere conquistar la gama de entrada. En Hipertextual ya lo hemos podido probar, y estas son nuestras primeras impresiones.

De entre los muchos smartphones que llegarán al mercado en 2019, el Xiaomi Redmi Note 7 era uno de los más esperados en lo que a las gamas más modestas del mismo se refiere. Esto, que dice mucho de la imagen que ha conseguido adquirir Xiaomi desde que comenzara su expansión internacional, es debido a que de él se esperaba que estableciera unos nuevos estándares para la gama de entrada –o gama media, incluso, en ciertos aspectos–.

Si lo consigue o no es algo que veremos completamente en unos días en nuestro análisis a fondo, pero los resultados iniciales no podían ser mejores: unas especificaciones consistentes que ofrecen unos resultados fantásticos y una cámara que puede sentar cátedra en el nivel en el que se ubica dicho teléfono.

Haciendo 'check' en lo importante

El acoso y derribo de la marca contra otros fabricantes comienza con las especificaciones de los dispositivos y termina con la experiencia que ofrecen de manera conjunta con el software. En cuanto a lo primero, poca escatimación encontramos en el Redmi Note 7.

El diseño frontal se suma a las tendencias del momento, dejando claro que el bajo precio no es óbice para ofrecer lo último de lo último. Así, encontramos una gran pantalla de 6,3 pulgadas con un notch muy reducido para aprovechar al máximo la parte superior del panel (IPS LCD con resolución 1080x2340). En la trasera, llamativos colores para atraer al público más joven que busca un dispositivo de carácter desenfadado y fresco, algo bien aprendido de Honor y Huawei.

Bajo el capó encontramos un procesador Snapdragon 660 de Qualcomm (el mismo que en el Xiaomi Mi A2, por ejemplo, una de las referencias del segmento medio), 4 GB de RAM, 64 GB de almacenamiento interno (o 3/32 GB, dependiendo del modelo) y una batería de 4.000 mAh con capacidad de carga rápida. Un compendio que, dentro de la sobriedad, es equilibrado y hace que no echemos en falta mucho más.

En el apartado de la cámara, prueba de fuego en todos los teléfonos del momento, se encuentra una trasera doble de 48 megapixeles con apertura f/1.8 junto un sensor de profundidad de 5 MP. En la delantera, 13 megapixeles sin sensores añadidos para mejorar la captura de profundidad –aunque sí se pueden obtener fotografías en modo retrato– son suficientes. Nuevamente, poco que exigir además de lo ya incluido.

El Redmi Note 7 en tu bolsillo

Aunque las pruebas realizadas en el momento de escribir este artículo no son suficientes como para emitir una valoración global –eso lo veremos próximamente en la reseña correspondiente–, bastan unos minutos con el Redmi Note 7 para darse cuenta de que nos encontramos ante un dispositivo de los que, literalmente, no se dejan ver en este segmento. Y es así porque no solo cumple en el apartado de las especificaciones, sino porque el conjunto brilla de manera única.

El rendimiento que uno obtiene con este smartphone no hace justicia, nuevamente, al segmento en el que se mueve, siendo superior en muchos aspectos y permitiendo ejecutar las acciones cotidianas con solvencia y sin problema alguno. No se queda ahí, dado que juegos como PUBG o cualquiera de este pelo se podrán disfrutar de manera más que correcta, cumpliendo sobradamente con lo que se pide. No es un gama alta ni un teléfono enfocado al terreno gaming, pero lo que da es más que suficiente.

A esto añadimos una cámara que, a pesar de ya breve mencionado espacio de tiempo en el que se ha utilizado, apunta maneras. Fotografías consistentes en nitidez, riqueza de color y, muy especialmente, generosas en lo que entregan cuando cae la noche –donde sus compañeros de precio suelen fallar estrepitosamente–, hacen que este sea un teléfono extremadamente versátil.

Termina de redondearse con MIUI 10, la capa de personalización de la marca, incluida aquí en su versión más reciente con Android 9 corriendo por debajo. A diferencia de lo que ocurre con otros fabricantes, esta aporta más de lo que resta y da el toque final para terminar de convencer.