10 días después de tomar la decisión de cerrar prácticamente todas sus tiendas físicas, Tesla retrocede y cancela estos planes, al menos de forma parcial. Como contrapartida la medida, que estaba dirigida a reducir los costes operativos de la empresa, surtirá un efecto menor y por tanto afectará de otra forma a los consumidores: aumentando los precios.

No aplicará a todos los modelos por igual. Al menos en Estados Unidos, donde el Model 3 de 35.000 dólares está ya disponible –eso sí, de forma limitada todavía–. Afirman que este vehículo en su versión base mantendrá su precio, pero el resto aumentará en torno a un 3% en promedio y a nivel mundial.

La totalidad de las ventas serán online

El cambio, cuya efectividad se programa ahora para el próximo lunes 18 de marzo, mantendrá a salvo ciertas tiendas donde no necesariamente permanecerán las cosas igual que hasta ahora. Tesla afirma haber cerrado ya un 10% de los puntos de venta físicos por no invitar al "tránsito a pie natural" para el que han sido diseñadas las tiendas. De entre las cerradas, unas pocas tiendas situadas en lugares de alta visibilidad pero con ventas reducidas serán reabiertas, aunque con menor personal.

Además, Tesla afirma que hay cerca de un 20% de las tiendas actuales bajo revisión, que penderán de su "rendimiento durante los próximos meses". En definitiva, lo que la marca espera es "cerrar la mitad de las tiendas" pero ahorrando también tan solo la mitad de lo previsto inicialmente. Esta diferencia irá a costa de ese sensible aumento del precio que afectará por tanto a los modelos más caros del Model 3, así como al Model S y Model X.

Tesla asegura que se espera que las ventas se realicen de forma online en todos los casos. Simplemente que en las tiendas físicas se indicará al comprador en potencia cómo realizar este trámite "en su teléfono en una cuestión de minutos". Así, la política de devolución recientemente aumentada de 1000 millas o 7 días (lo que suceda antes) mantendrá las pruebas de los vehículos en un segundo plano, aunque todavía existan. Por último, se mantendrá una cantidad mínima de unidades disponibles en cada una de las tiendas para los clientes "que quieran llevarse un Tesla inmediatamente".