La Comisión Europea vuelve a embestir a Google con una nueva multa multimillonaria, esta vez por prácticas abusivas en su negocio de publicidad online, según ha declarado el propio organismo europeo. La máxima responsable del mismo, Margrethe Vestager, ha expresado las causas de la siguiente manera:

Hoy, la Comisión ha multado a Google con 1.49 mil millones de euros por el uso indebido ilegal de su posición dominante en el mercado de anuncios de búsquedas online. Google ha consolidado su dominio en los anuncios online y se ha protegido de la presión competitiva mediante la imposición de restricciones contractuales anticompetitivas en sitios web de terceros. Esto es ilegal bajo las normas antimonopolio de la UE. La conducta ha durado más de 10 años, en los cuales se ha negado a otras empresas la posibilidad de competir por propios méritos e innovar, y a los consumidores los beneficios de que exista competencia.

En una serie de puntos, la Comisión justifica la sanción asegurando que en distintos momentos "se prohibió a los editores [de páginas web] colocar anuncios de búsqueda de los competidores en sus páginas de resultados de búsqueda; [..] colocar sus anuncios de búsqueda en las páginas de resultados más visibles" o que "Google podía controlar cómo de atractivos, y por lo tanto más llamativos para hacer clic, eran los anuncios de búsqueda de la competencia".

Por su parte, Google, a través de su representante Kent Walker, asegura que siempre han estado "de acuerdo en que los mercados sanos y competitivos son algo que nos interesa a todos. Hemos hecho gran cantidad de cambios en nuestros productos para cumplir con las preocupaciones de la Comisión Europea". Y continúa: "En los próximos meses, llevaremos a cabo nuevas actualizaciones para dar mayor visibilidad a nuestros competidores en Europa”.

Y van tres

La nueva multa a Google, que llega unas horas después de haber comunicado esta que modificaría la configuración de los teléfonos Android en Europa para que los usuarios puedan elegir qué navegador y motor de búsqueda prefieren utilizan por defecto, es la tercera que recibe la tecnológica de Mountain View desde 2017. Fue entonces cuando la empresa fue sancionada con 2.420 millones de euros por abuso de posición dominante en su motor de búsqueda. Suponiendo entonces un récord, tardo poco en verse superada –apenas un año–, por un nuevo envite de la Comisión Europea, esta vez de 4.340 millones de euros por abusar de posición dominante con Android.

En total, cerca de 8.200 millones de euros en penalizaciones que demuestran el claro interés del órgano europeo por controlar la competitividad y limitar el abuso de los grandes actores norteamericanos en el mercado.