A poco más de un año de ser liberada, Chelsea Manning ha vuelto a prisión por negarse a testificar en el caso WikiLeaks. La decisión fue tomada por el juez Claude Hilton, quien ordenó que se detuviera a la ex-soldado de Estados Unidos como medida de presión para obligarla a rendir testimonio.

Manning fue sentenciada por desacato al tribunal luego de negarse a declarar ante un gran jurado que investiga las acciones de WikiLeaks y Julian Assagne en 2010. El juez dijo que la decisión no es un castigo, y que fue tomada debido a que Chelsea no quiso testificar a principios de esta semana.

A la ex-soldado le fue negado el arresto domiciliario y en su lugar fue condenada a permanecer en el Centro de Detención de Alexandria, en Virginia EE.UU., donde dicen tener experiencia en presos transgénero y ser capaces de abordar cualquier necesidad personal y médica que tenga Manning.

La decisión del juez es algo que Manning esperaba. Ayer compartió en su cuenta de Twitter su postura oficial y un enlace a una página de donación con el fin de recabar fondos para resistir el embate judicial.

El viernes, regresaré a la corte federal en Alexandria, Virginia para una audiencia de desacato cerrada. Un juez considerará los fundamentos legales de mi negativa a responder preguntas ante un gran jurado. La corte podría encontrarme en desacato y enviarme a prisión.

Manning confirmó que el testimonio viola tres Enmiendas Constitucionales y otros derechos de estatuto, y dijo asumir las consecuencias de sus actos.

En solidaridad con muchos activistas que enfrentan las dificultades, mantendré mis principios. Voy a agotar todos los recursos legales disponibles.

La ex-analista del Ejército norteamericano dejó la cárcel el 17 de mayo de 2017, luego de que el gobierno de Barack Obama le conmutara la pena de 35 años a la que fue condenada. Chelsea Manning fue sentenciada por colaborar con WikiLeaks y filtrar más de 700.000 documentos clasificados sobre las guerras de Afganistan e Irak.

La decisión de la anterior administración de Estados Unidos no fue bien recibida por Donald Trump y su vicepresidente, quienes criticaron a Obama por conmutar una sentencia que debía concluir en 2045. Chelsea Manning volverá de nuevo a la cárcel por un periodo indefinido hasta que decida declarar ante el gran jurado de la corte federal de Virginia.