Apple realizó una actualización a su política de reparación y ahora ofrece servicio a iPhones que cuenten con baterías de terceros. De acuerdo con iGeneration, los centros de servicio autorizados y las tiendas de Apple — vía Genius Bar — ya pueden recibir estos teléfonos.

De acuerdo con la nueva política, los usuarios que cuenten con una batería instalada por un tercero podrán enviar a servicio su iPhone. Si este componente tiene un problema, Apple podrá reemplazarlo por una batería original y realizar el cargo correspondiente.

La nueva política tiene algunas excepciones. La más notable es que si por algún motivo no es posible remover la batería, el usuario recibirá un nuevo iPhone y tendrá que absorber el 100% del precio del intercambio. Esto es importante, ya que cuando existe un problema similar con una batería original, el usuario solo paga el costo de la batería y a cambio recibe una nueva unidad.

Otra limitante similar aplica cuando la batería ha dañado otros componentes. En estos casos se le ofrece al usuario la opción de absorber el costo del cambio de dispositivo o quedarse con su teléfono dañado.

iFixit

Apple y el derecho a reparar

El ajuste en esta política llega meses después de la polémica generada en torno a la ralentización del iPhone. Apple fue acusada de limitar de manera deliberada el rendimiento de sus terminales cuando la batería llegaba a un punto de degradación. La tecnológica aceptó no haber sido clara en la comunicación y comenzó un programa de reemplazo.

Casi al mismo tiempo los usuarios pudieron comprar kits de reparación en sitios como iFixit, con el fin de actualizar la batería de sus dispositivos. El popular sitio, que cuenta con guías detalladas y venta de piezas para productos de Apple, ofrece la opción a aquellos que no quieran depender del servicio técnico de Apple.

La tecnológica, al igual que otros fabricantes, ha sido blanco de un movimiento que exige el derecho a que los usuarios puedan reparar sus dispositivos. Iniciado en Estados Unidos, el derecho a reparar no solo aplica a las empresas tecnológicas, sino a los tractores o automóviles, en donde se busca que no se obligue al usuario a depender solo de los centros autorizados.

La nueva política de reparación de Apple ha entrado en vigor en Francia y Estados Unidos. En el caso de México acudimos a un centro de servicio autorizado de la Ciudad de México y nos dijeron que todavía no tenían conocimiento del cambio.

Hemos contactado a Apple y en cuanto tengamos la respuesta oficial, actualizaremos la información.