Al año una media de un 20% de la carne de vaca, un 35% del pescado y un 45% de las frutas, lo que supone un total de 1.300 millones de toneladas de alimentos según la FAO –un tercio de la producción mundial total- terminan en la basura. El desperdicio de alimentos se ha convertido en una de la preocupaciones más grandes de la sociedad actual, especialmente cuando las tasas de hambre siguen en aumento año tras año, según las cifras de Naciones Unidas.

El problema de la pérdida de alimentos afecta a todos los países, y a todos los niveles. En los procesos finales para países como Estados Unidos, México Rusia o los miembros de la Unión Europea, y las fases intermediarias para regiones como China o India. Ninguno queda indiferente a la pérdida, sin medida de comida.

Según la FAO, el desperdicio puede venir causado por considerar mucha de la materia prima no apta para el consumo, el fin del consumo preferente, y los descartes en los propios hogares. Pero también apuntan a algo esencial: "la falta de infraestructura, mercados, mecanismos de precios o incluso la falta de marcos legales" que mejore o incentive el aprovechamiento de esos excedentes.

Bajo estas alarmantes cifras, e intentando suplir la ausencia de las mencionadas infraestructuras, nació To Good To Go. Creada en 2016 en Dinamarca, pero con presencia en Madrid, Salamanca, Bilbao y Barcelona, lo que buscaba era evitar que la comida terminase en los vertederos. Concretamente, sus 90.000 usuarios lograron salvar más de 19.000 paquetes de comida en su cifra más actual en España. ¿Cómo? Su movimiento de lucha contra los desperdicios ha permitido a establecimientos, restaurantes y mercados vender sus excedentes de alimentos a un precio más bajo; una media de 2 a 5 euros más bajo que su precio comercial mediante un sistema de marketplace. De esta manera, explica Mette Lykke, CEO de Too Good To Go en un comunicado, "los establecimientos porque reducen los residuos, adquieren clientes e incrementan los ingresos, también ganan los consumidores porque consiguen excelentes alimentos a un precio reducido".

Ahora, la aplicación de venta de alimentos anuncia que cierra una ronda de financiación de seis millones de euros, que se suman a sus anteriores operaciones logrando un total de 16 millones de euros. En la operación han participado inversores privados y el consejo de administración, incluyendo a Preben Damgaard, cofundador de Navision (que se vendió a Microsoft en el 2002), Mike Lee, fundador y antiguo CEO de MyFitnessPal, y Jesper Lindhardt, antiguo COO de Trustpilot.

Para España, los planes de Too Good to Go están centrados en seguir creciendo en número de establecimientos y packs de comida salvados, llegando al medio millón aproximadamente. Además de las cuatro ciudades en las que la tecnológica de salvamento de alimentos, el objetivo está en ampliar a diez de las ciudades más grandes en España.