En el último trimestre fiscal, comprendido entre octubre y diciembre, Sony vendió 8,1 millones de PlayStation 4. Sumando todas las cifras de 2018, la consola se convirtió en la más vendida del año en todo el mundo, un liderato que persiste desde 2014. En total vendieron 17,7 millones de unidades, superando a sus dos competidores directos, la Xbox One y Nintendo Switch. A continuación su desempeño durante cada periodo:

  • Q1 2018: 2,5 millones.
  • Q2 2018: 3,2 millones.
  • Q3 2018: 3,9 millones.
  • Q4 2018: 8,1 millones.

En Sony deben tener motivos de sobra para festejar su división de videojuegos, ya que hasta la fecha se mantiene como su negocio más exitoso. Si bien las cifras son sorprendentes, también está claro que el ritmo de ventas ha disminuido. Esta situación es normal cuando el ciclo de vida de una consola comienza a encontrar un fin. Rumores apuntan a que la PlayStation 5 será presentada en 2019, dando el salto hacia la siguiente generación.

Nintendo

La Switch no se quedó muy atrás en la contienda. La compañía de Kioto vendió 17,4 millones de unidades —300.000 de diferencia con Sony— gracias al lanzamiento de juegos como Kirby Star Allies, Mario Tennis Aces, Pokémon: Let's Go y Super Smash Bros. Ultimate. Claramente los dos últimos fueron un fenómeno comercial, logrando que Nintendo vendiera 9,42 millones de consolas en el último trimestre:

  • Q1 2018: 2,93 millones.
  • Q2 2018: 1,88 millones.
  • Q3 2018: 3,19 millones.
  • Q4 2018: 9,42 millones.

Los responsables de Mario Bros. no planean un salto generacional, sin embargo, es muy probable que lancen una revisión de su consola este año. Según la información de Nikkei, Nintendo prepara una Switch de menor tamaño y más barata. El objetivo sería ofrecer un producto que sea más fácil de transportar. Eso sí, prescindirían de sus capacidades para conectarse a la TV.