– Feb 21, 2019, 15:48 (CET)

La lucha de las grandes corporaciones de videojuegos, un futuro cyberpunk

El futuro se cierne en empresas que aglutinan todo el poder del mercado, pero también de nuevos actores que hasta ahora estaban fuera del mercado del videojuego, como Google o Amazon.

Autor: David Martinez

Desde Julio Verne a Philip K. Dick, los autores de ciencia-ficción han sabido adelantarse a su tiempo. Lo mismo en "De la Tierra a la Luna" que en otras obras más modernas, como la literatura de Robert A. Heinlein (Las brigadas del espacio) o de Orson Scott Card (El juego de Ender), encontramos pistas de lo que nos espera en el futuro, a nosotros o a nuestros hijos. Y desde luego, la presencia de una gran corporación que domine distintos aspectos de nuestra vida es algo que se repite.

Algunos querrán ver estados totalitarios como en Fahrenheit 451 (Ray Bradbury) o en 1984 (George Orwell), pero yo me refiero más a una empresa de consumo... y aquí podéis colocar vuestra megacorporación favorita; Omni Consumer Products, como en Robocop, Tyrrell Corporation de Blade Runner o Weyland Yutani de la saga Alien. Esas empresas (por ahora ficticias) que lo mismo controlan la construcción, la investigación en otros planetas o la seguridad. Y por supuesto el entretenimiento.

Pensad en una compañía tan poderosa que pudiese vender sus productos en todas las áreas de consumo. Suena preocupante, ¿verdad? Pues hagamos un ejercicio de imaginación, porque, a lo mejor, este horizonte cyberpunk no está tan lejos. En el cine, ya nos encontramos con dos centros gravitacionales que atraen cada vez más franquicias. Ojo, no quiero insinuar que sean "malvadas" por el mero hecho de acaparar producciones, pero que Disney posea Pixar, Marvel y Star Wars, por un lado, y que Warner Bros tenga la explotación de franquicias como Harry Potter, los derechos de la obra de Tolkien (El señor de los anillos y El hobbit) y los personajes de DC cómics, da un poco de miedo. Sobre todo si tenemos en cuenta que son productos transmedia, que generan ingresos como películas y también como videojuegos, merchandising...

Los competidores "naturales" de estas grandes productoras deberían ser las plataformas de entretenimiento "on demand" que ya han desembarcado en todo el mundo. Netflix -que también ha comenzado a editar cómics- y HBO (y en menor medida Sky o Amazon Prime Video) son nuevos jugadores, que ya acaparan gran parte de nuestro tiempo de ocio. Lo tienen más fácil, porque no hace falta salir de casa para consumir sus productos. Y de hecho, Disney ya tiene programado su desembarco en este mercado, para que no se le escape nada entre los dedos.

Las corporaciones de los videojuegos

Pero si sois lectores de esta página, seguro que además de lo que ocurra con el cine y la televisión, os pica la curiosidad por saber cuáles van a ser las grandes competidoras en el terreno de los videojuegos. A día de hoy, aunque se mantiene oculta tras nombres como Epic Games, Activision, Ubisoft o PUBG (compañías de las que es principal accionista), la mayor potencia mundial es la compañía asiática Tencent Holdings, que también es propietaria de "colosos" como LOL (League of Legends), Arena of Valor o juegos para móviles como Clash of Clans y Clash Royale.

Sobre el papel, Tencent parece la ganadora. En China, este gigante de Internet posee también la principal aplicación de comunicaciones (el equivalente a Whatsapp) y su propia productora de cine, además de productos en el área de la literatura, música y Penguin eSports. Aún hay más, el equivalente chino de Google, QQ.com, también pertenece a esta corporación, y tiene su correspondiente navegador, aplicación de mapas, gestor de correo... en el terreno de la investigación, también es una de las empresas punteras en Inteligencia Artificial e I+D.

No es muy arriesgado decir que el futuro de los videojuegos es suyo, y que sus perspectivas de beneficios están muy por delante de los grandes históricos de la industria, como Nintendo, Sony y Microsoft. Nadie podía hacerle sombra a semejante grupo... hasta ahora. Porque los dos gigantes occidentales de Internet, Google y Amazon, también quieren su pedazo del pastel.

El futuro de los videojuegos en occidente

Amazon está expandiendo su negocio a un ritmo escalofriante. Además de la tienda online, cuenta con su servicio de música (Amazon Music Unlimited), con librerías físicas en Estados Unidos, una plataforma de entretenimiento (que produce series como American Gods, Man in the High Castle, Jack Ryan y pronto la nueva serie basada en El señor de los anillos) y ya ha comenzado con los videojuegos. Por ahora, los primeros títulos son The Grand Tour, basado en su programa estrella y New World, pero esto es sólo el principio.

Por su parte Google ha confirmado que hará un anuncio importante en la próxima GDC (Game Developers Conference). Su entrada en el terreno de los videojuegos se une así al buscador de Internet, Maps, Drive, Youtube... El 19 de marzo la compañía celebrará en San Francisco su primera conferencia de videojuegos, y los rumores apuntan a que podría tratarse de una plataforma por streaming, que hasta ahora se ha conocido como proyecto Yeti, e incluso a su propia plataforma de hardware.

Nos espera un futuro apasionante, y a medio plazo, no tan lejano de lo que imaginaron los grandes escritores de la ciencia ficción. Quién sabe si mientras jugamos podremos comer un delicioso plato de Soylent Green, nos tomaremos nuestra dosis de Soma para que los juegos nos gusten aún más o tomaremos una copa de Victory Gin, mientras fumamos Victory Tobacco.

Este artículo fue publicado originalmente en Hobby Consolas