La falta de presupuestos que ha llevado a que el Gobierno español convoque nuevas elecciones generales para el próximo 28 de abril, también ha paralizado la ciencia. Por un lado, dejando en el limbo el Real Decreto-ley 3/2019 con ayudas urgentes para este campo y sus investigadores, pero también la esperada Oficina de Ciencia y Tecnología que el Congreso quería poner en funcionamiento antes de terminar esta legislatura.

El pasado mes de noviembre se celebró Ciencia en el Parlamento, momento en el Ana Pastor, actual presidenta del Congreso, aprovechó para anunciar que se abriría una Oficina de Ciencia y Tecnología antes de terminar la legislatura. Pastor ya matizó durante el anuncio que no sabía cuánto quedaba de legislatura, pero que esperaba que fuera el tiempo "suficiente" para "sacar adelante" esta oficina. Pero no ha sido así. La convocatoria de nuevas elecciones ha pillado a la Mesa del Congreso en mitad del trabajo y, previsiblemente, no saldrá adelante antes de que tengamos nuevo Ejecutivo.

Aunque "todos [los partidos]" estaban "de acuerdo" en la importancia que tendría la ciencia en los próximos años, todavía no vamos a ver la Oficina de Ciencia y Tecnología. Por lo que tendremos que esperar hasta después de las generales para verla en funcionamiento. Sin embargo, esto quedará en manos de que el nuevo Gobierno también añada en los nuevos presupuestos una partida para llevarla a cabo.

En el aire

Desde el Congreso de los Diputados apuntan a que sí estaba prevista la "partida para ponerla en funcionamiento", de 200.000 euros, en los presupuestos generales presentados por el PSOE para 2019. Sin embargo, al ser "devueltos", están paralizados a la espera de un nuevo Gobierno que presente sus presupuestos.

Sobre cómo trabajará de esta soñada oficina se sabe poco. Pastor adelantó en noviembre que se ofrecería información a los diputados para poder legislar sobre temas relacionados con ciencia y tecnología. "Será una fuente que nos pueda informar de forma independiente sobre la ciencia", apuntaba. No obstante, tampoco ha habido mucha suerte en encontrar una forma de hacer funcionar esta oficina ya que, aunque ha habido varias reuniones al respecto, las elecciones paralizan el trabajo de la Mesa del Congreso.

Todavía "no hay una fórmula" sobre cómo trabajará, explican desde el Congreso, pero tampoco "habrá más reuniones hasta después de las elecciones". Por lo que la respuesta a cómo funcionará queda todavía en el aire, a la espera de que vuelvan a formarse las Cortes con la llegada de un nuevo Ejecutivo.

No obstante, desde Ciencia en el Parlamento sí tienen claro lo que esperan que se apruebe. Como han informado este domingo a través de sus redes sociales, este tipo de oficina tiene como función principal elaborar informes de cuatro páginas en los que se exponga lo que dicen las últimas investigaciones sobre los temas a legislar que afecten a la ciencia o tecnología, pero también organizar jornadas como la que pudimos ver el pasado 6 de noviembre en los que la ciencia y los políticos se sientan en la mesa a resolver dudas y dialogar.