El detector de caídas del Apple Watch ha salvado una nueva vida: esta vez un hombre de 67 años en Noruega llamado Toralv Østvang, quien fue encontrado por servicios de emergencia en su baño, inconsciente y perdiendo sangre.

Según la hija de Østvang, en declaraciones a un medio local llamado NRK, el sujeto perdió el conocimiento y cayó al suelo. Fue el Apple Watch que, al detectarlo, hizo una llamada automática a emergencia, la policía acudió al domicilio y lo rescató.

El caso es particularmente importante pues el propio Østvang no sabía que el Apple Watch tiene el sistema de detección de caídas, pero lo tenía puesto cuando se levantó al baño en medio de la noche.

El Apple Watch Series 4 además del sensor para electrocardiogramas que ya funciona en Estados Unidos, tiene un sistema que, basado en algoritmos que usan el acelerómetro y cambios en la presión del aire, detecta caídas no intencionales. Si sucede y no hay respuesta por parte de la persona, hace una llamada automática al teléfono de emergencia y en algunos países transmite automáticamente la ubicación.

No es la primera vez que el Apple Watch salva una vida con la detección de caídas. En octubre de 2018 una persona en Suecia aseguró que gracias al smartwatch los servicios de emergencia acudieron a su rescate cuando sufrió una herida en la espalda y cayó.

La tecnología para consumidores al servicio de la salud es un campo en el cual Apple profundiza cada vez más, especialmente con el Watch, ofreciendo un valor incalculable para aquellas personas que lo usan y marcando una diferencia importante sobre la competencia. Semanas atrás Tim Cook explicó que, en su opinión, el mayor legado que tendrá la compañía son las mejoras a la salud de sus clientes por medio de sus productos.