Al igual que Apple, Samsung tendrá un final de año complicado con un trimestre fiscal débil, reportado su primera caída en ingresos en dos años. El principal motivo es la desaceleración económica en China, uno de los mercados claves de la compañía.

Samsung está por publicar los resultados preliminares de su cuarto trimestre fiscal el 8 de enero y se espera una caída de 12% en beneficio operativo comparado con el mismo periodo en 2017. En cuanto a ingresos se espera una caída de 5%.

La desaceleración económica en China no solo afecta la venta de smartphones de la compañía en la región sino que, al ser proveedor de pantallas y memorias para muchas otras compañías, Samsung siente el impacto económico de forma indirecta debido a la reducción en la producción de iPhones, data centers y otros productos tecnológicos. De hecho, este es el principal motivo de su caída en ingresos.

Actualmente Samsung tiene una cuota de mercado de smartphones de 1% en China, en comparación al 9% que tiene Apple, quienes también se han visto afectados por la desaceleración económica.

El negocio de fabricación de componentes para otras compañías actualmente representa un 75% del total de ganancias para Samsung y 38% del total de las ventas. El beneficio operativo de la división de microprocesadores —que no solo incluye aquellos desarrollados para smartphones— caerá un 3,7%.

La desaceleración de China

Analistas llevan años advirtiendo los peligros de la desaceleración económica en China y cómo afectará al gasto general de consumidores lo cual impacta directamente a empresas que desarrollan productos y servicios para ese público.

Según Bloomberg, la recaudación de impuestos por ventas en China cayó un 62% en octubre de 2018: de los 110.000 millones de yenes de septiembre a apenas 32.100 millones de yenes. Después, en noviembre de 2018, cayó aún más: un abismal 71%, es decir, 17.000 millones de yenes.

La guerra comercial entre Estados Unidos y China, iniciada por amenazas y medidas impuestas por el presidente Trump solo han afectado aún más la economía y la percepción de productos extranjeros entre los consumidores chinos.

Apple y Samsung no son las única empresas anunciando recortes en ingresos durante el último trimestre del 2018. Grandes en otros mercados como Fedex o Delta Airlines también se han visto obligado a hacerlo, en gran parte por la desaceleración económica en China y la guerra comercial con Estados Unidos.

👇 Más en Hipertextual