Que tenemos un problema con la creciente dependencia del plástico es algo que, a estas alturas, ya no es noticia. Por sus propiedades, pero especialmente por su precio, se utiliza demasiado y eso está causando estragos a nivel ambiental, especialmente en los océanos e incluso en el ártico. En lo que a los gigantes de la tecnología respecta, ya habían hecho movimientos en lo que respecta al consumo energético. Apple y Google ya respaldan el 100% de la energía que consumen con fuentes renovables, mientras que ser fabricante es algo más complejo.

Samsung y Sony ya tienen fechas en las que esperan completar esta transición. Mientras eso ocurre, un nuevo objetivo aparece en el horizonte de Samsung: reducir el uso de plásticos y materiales procedentes del petróleo, sustituyéndolos por bioplásticos, papel y plásticos –eso sí– reciclados.

Desde esta primera mitad de 2019, Samsung comenzará a sustutuir los embalajes de su gran abanico de productos. Desde teléfonos móviles o tablets hasta otros más voluminosos como electrodomésticos. Para su desarrollo, se ha creado una división que estará al frente de su diseño e implementación.

En los dispositivos de menor tamaño como teléfonos, tablets o wearables, tanto las bandejas que sujetan los dispositivos como las bolsas que recogen los accesorios serán sustituidas con materiales 'eco-friendly'. Para eliminar por completo el plástico en estos embalajes, cambiará el diseño de sus cargadores por uno mate, que no requiera una película protectora.

Por la parte de televisores y otros electrodomésticos, se reemplazarán las bolsas de plástico utilizadas para proteger sus superficies por otras que contengan materiales reciclados de residuios plásticos o bioplásticos procedentes del almidón o la caña de azúcar. La marca se compromete a sustituir las fuentes de papel –que utiliza en sus manuales, por ejemplo– actuales por otras certificadas por asociaciones medioambientales.

Desde Samsung esperan que, históricamente y hasta 2030, acumulen un uso de hasta 500 000 toneladas de plástico reciclado y recoger hasta 7,5 millones de toneladas de productos reemplazados. Según la propia Samsung, incluso si esto les lleva a incrementar los precios de sus productos:

"Estamos comprometidos con los recursos reciclados y a minimizar la contaminación procedente de nuestros productos. Adoptaremos materiales más sostenibles incluso si esto implica un aumento del coste."