Tras el recorte de previsiones de ingresos para el último trimestre por parte de Tim Cook la pasada semana, se ha sucedido una verdadera cascada de reacciones similares por parte de otros actores en la industria tecnológica. Esto es más evidente para los mismos proveedores de componentes, que sienten de forma directa cualquier reducción en las ventas.

Ahora estos reportan nuevamente un ajuste de la producción de iPhone, que podría llegar hasta el 10% respecto a las previsiones y encargos iniciales. Se trata de los pedidos para el primer trimestre de 2019. Se trata de la segunda vez en un par de meses que analistas de Nikkei reportan ajustes en la producción de smartphones.

https://hipertextual.com/2019/01/retroceso-smartphone-china-apple

Es ahora cuando se conocen estas intenciones, pero serían anteriores al avance de resultados dado el pasado 2 de enero, cuando Apple redujo sus previsiones de ingresos por primera vez en 16 años. De acuerdo a las fuentes, estas reducciones afectarían a los modelos más recientesiPhone XS, XS Max y iPhone XR–, bajando sus previsiones de la horquilla de 47 a 48 millones de unidades a la de 40 a 43 millones. Esto supondría una caída en las ventas superior al 20%, respecto al periodo enero-marzo de 2018, cuando vendieron algo más de 52 millones de unidades.

Pero se ha de tener una consideración en cuenta. Si bien la producción está relacionada con las previsiones de venta, no es una correspondencia ni directa, ni en muchas ocasiones indiscutible. Se desconoce, por ejemplo, el inventario con el que cuenta Apple, así como tampoco se conocerán más las cifras de unidades distribuidas para los próximos trimestres.

Esto no afectaría a todos los modelos por igual, por lo que distintos proveedores están siendo afectados de forma similar. Largan Precision, que proporciona las lentes de las cámaras, afirma que sus ventas cayeron un 34% durante 2018 y hasta un 20% únicamente desde el pasado noviembre. Catcher Technology, que produce los marcos metálicos para el iPhone XR e integra el cristal trasero en él, espera un trimestre a la baja tras ver su negocio mermado en el mes de diciembra hasta en un 28%. Aunque avisa: las previsiones de demanda son "altamente inciertas y volátiles".

Esta nueva información sucede a reportes similares del pasado noviembre, cuando Apple habría ordenado a sus principales ensambladores –Hon Hai Precision Industries y Pegatron– cancelar un incremento de la producción del iPhone XR, una semana después de su puesta a la venta.