Marriot ha dado a conocer que la cantidad de datos robados de los huéspedes de su grupo hotelero Starwood en el hackeo del pasado 8 de septiembre es menor de lo que se había informado en un principio.

Los datos robados en realidad corresponden a menos de 383 millones de huéspedes y no a 500 millones como originalmente se había planteado. La empresa menciona que no todas esas personas fueron parte de la brecha, sin embargo, no ha especificado el número exacto de afectados.

La cadena de hoteles ha explicado en un comunicado de prensa publicado este viernes:

Aproximadamente 5.25 millones de números de pasaportes sin cifrar se incluyeron en la información a la que accedió un tercero no autorizado. La información a la que se accedió también incluye aproximadamente 20.3 millones de números de pasaporte encriptados.

De acuerdo con Marriot, no hay evidencia de que los hackers hayan conseguido la clave de cifrado para acceder a los datos encriptados. Tampoco ha detallado cómo es que llegó a esa conclusión.

Generalmente, este tipo de información es utilizada para tomar la identidad de las personas, así como para rastrear los destinos que han visitado y hacer un seguimiento de sus actividades.

La empresa también indicó que los ciberdelincuentes se robaron los datos de 8.6 millones de tarjetas de crédito. No obstante, solamente 354.000 estaban activas y vigentes al momento de la brecha.

"No hay evidencia de que un tercero no autorizado haya accedido a ninguno de los componentes necesarios para descifrar los números de tarjetas de pago cifradas", indicó la compañía. "Marriott cree que puede haber un pequeño número (menos de 2.000) de números de 15 y 16 dígitos en otros campos de los datos involucrados que podrían ser números de tarjetas de pago sin cifrar."

Para evitar más filtraciones de sus clientes, Marriot ha dejado de usar la base de datos de sus hoteles afectados, pertenecientes a Starwood. Ahora está realizado todas las operaciones a través de su propia base, que no fue afectada.

El grupo hotelero Starwood cuenta con más de 1.200 hoteles en todo el mundo y fue adquirido por Marriot en el 2016, por 13.000 millones de dólares. La brecha de seguridad de septiembre se considera hasta ahora una de las mayores en la historia.