Luego de la 76ª edición de los Globos de Oro, en donde se condecoró a lo mejor de la industria del entretenimiento según la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA, por sus siglas en inglés), reflexionamos sobre sobre la fuerza que han cobrado los servicios de streaming y como se han convertido en los grandes ganadores de los Globos de Oro y otros destacados premios.

https://hipertextual.com/2019/01/ganadores-globos-oro-2019

Antes cabe mencionar que el éxito de las producciones de Netflix —tanto los títulos originales como los que distribuye a través de su plataforma—, y el haber cosechado con ellas nominaciones y premios, se ha reflejado en las acciones de la empresa, pues sólo un día después de la noche de los Globos de Oro las acciones de Netflix subieron hasta un cinco por ciento.

Una joya llamada 'Roma'

Desde que fue anunciada Roma, la hoy aclamada cinta de Alfonso Cuarón, se dijeron muchas cosas. En principio porque inevitablemente se avivó la discusión sobre la obligatoriedad de exhibir las películas en cine para acceder a los premios de la industria. Recordemos que el mismísimo Christopher Nolan —y otros directores reconocidos— se han promulgado en contra de que se galardone a las cintas que no pasan primero y de forma exclusiva por las salas de cine.

https://hipertextual.com/2018/12/roma-alfonso-cuaron-resena

Las cosas no fueron sencillas para Roma. Tan solo en México la cadena más grande de cines no la exhibió y en otros países, como en España, sufrió una especie de bloqueo al limitarse el número de salas donde se proyectaría antes de sus estreno en la plataforma de Netflix el 14 de diciembre.

Pese a todo, la cinta del director mexicano consiguió tres nominaciones en los Globos de Oro, de las cuales ganó dos: mejor dirección y mejor película extranjera. Además, nadie duda que Roma se colará a los premios Óscar, en donde tiene grandes probabilidades de ganar en la categoría de mejor película de habla no inglesa.

Una comedia única: 'The Kominsky Method'

The Kominsky Method es un título confeccionado por el reconocido Chuck Lorre, creador de series exitosas como Roseanne, Dos hombres y medio y The Big Bang Theory —y quien hizo también para Netflix la divertida Descolocados—.

Esta serie ganó dos Globos de Oro, como mejor actor de comedia para Michael Douglas y la reñida categoría de mejor serie de comedia o musical. En esta no sólo había una grande favorita: La maravillosa señora Maisel de Amazon Prime Video sino otra serie sorprendente: The Good Place de la NBC.

Un drama paralizante: 'Bodyguard'

Sabemos bien que no todos los títulos bajo la etiqueta Original de Netflix son hechos por la plataforma sino que los distribuye bajo ese nombre. Uno de esos títulos es Bodyguard, un fantástico thriller político y de acción de la BBC que prácticamente paralizaba a las personas de Reino Unido cuando se estrenaba un nuevo capítulo.

Este drama fue nominado en dos categorías, mejor actor de drama y mejor serie de drama. Richard Madden —conocido por su papel como Rob en Juego de Tronos— ganó el Globo de Oro por su papel protagónico y finalmente el otro Globo de Oro se lo llevó The Americans.

https://hipertextual.com/2018/11/bodyguard-thriller-bbc

Los grandes "enemigos": los servicios de streaming

scyther5 - Shutterstock

A estas alturas ya todos tenemos muy claro que los servicios de streaming se han vuelto muy fuertes en relativamente pocos años. Primero a cuenta gotas y ahora de forma competitiva Netflix y otras plataformas han colado sus producciones hasta las categorías más importantes de los Globos de Oro y de otros prestigiosos premios.

Basta ver lo que ha conseguido La maravillosa señora Maisel y la sorprendente El cuento de la criada —de Amazon Prime Video y Hulu respectivamente— y, claro, el caso específico de Netflix que, pese a que está próximo o ha echado el cierre a varios de los títulos que arrasaron anteriormente en los Globos de Oro, como House of Cards u Orange is the New Black, sigue cosechando éxitos y ahora parece que quiere replicar la fórmula exitosa con sus películas.

Podemos deducir que la forma de consumir entretenimiento ha cambiado definitivamente y que la competitividad se traduce en títulos de gran calidad pero también en rivalidades más arduas. No por nada otros se están anotando a confeccionar sus propias plataformas —como Disney Co. con su Disney+— o expandiendo sus servicios como HBO y otros canales. Eso sí, el público es el mayor ganador al tener muchas más opciones para su entretenimiento.