La luna de miel de DJI que ha durado casi una década en la que se han mantenido como los reyes indiscutibles de los fabricantes de drones a nivel global parece que empieza a acabar. La compañía ha anunciado que ha destapado serios casos de corrupción interna causando pérdidas de hasta 150 millones de dólares o mil millones de yuanes.

Los descubrimientos ocurrieron a raíz de controles de calidad internos rutinarios el año pasado. "DJI condena cualquier tipo de corrupción y ha creado un equipo de para luchar en contra de ella de alto nivel, que además se dedicará a investigar más a fondo y fortalecer medidas para evitar futuros casos", reza el comunicado.

Aunque no se indica el nivel de responsabilidad de los empleados que fueron descubiertos o el número exacto, sí explican que los resultados de la investigación han sido entregados a autoridades locales: "Un puñado de pruebas de casos de corrupción han sido entregados a las autoridades y algunos empleados han sido despedidos de la compañía".

DJI no es la única compañía china que ha arrancado investigaciones internas para destapar malas prácticas. Didi, por ejemplo, despidió más de 80 empleados en 2018 por casos de corrupción.

Actualización 21/01 – 22:00h. El comunicado oficial de DJI, enviado a Hipertextual vía e-mail:

DJI somete a nuestros empleados a estándares éticos muy estrictos, y toma cualquier violación de nuestro código de conducta muy seriamente. Durante una reciente investigación, DJI encontró que algunos empleados incrementaron los costes de partes y materiales de determinados productos para su lucro personal, lo que DJI estima que le ha costado a la compañía hasta mil millones de yuanes. Pese a ello, DJI no obtuvo pérdidas en 2018.

DJI tomó medidas para solucionar la situación, despidió a un número de empleados que violó las políticas de la compañía y contactó con autoridades judiciales. Continuaremos investigando la situación y cooperando completamente con la investigación de las autoridades.

Estas acciones no representan a DJI, nuestra cultura, o nuestros 14.000 empleados, que trabajan cada día para servir a los consumidores y desarrollar tecnologías avanzadas. Estamos tomando los pasos para endurecer nuestros controles internos y hemos establecido nuevos canales para que los empleados entreguen informaciones anónimas y confidenciales sobre cualquier violación de las políticas de conducta de la compañía.