En mitad de la crisis del sector, Cabify apunta a sumar al taxi con Easy Taxi

  • Forma parte de su estrategia para 2019 y lo podremos ver a lo largo del primer semestre de este año. A través de EASY, la tecnológica quiere aunar al taxi dentro de su actividad. La realidad es que si se cumplen las medidas restrictivas de los gobiernos se cumplen, Cabify tendría al taxi como su única fuerza de trabajo.

Por – Ene 23, 2019 - 13:35 (CET)

Justo en mitad de una de las peores crisis del sector del transporte en España, Cabify ha convocado para hablar sobre su estrategia para 2019 y su visión del estado de la cuestión en lo que a su actividad se refiere.

Puede ser un buen momento, o no, Según se mire. Desde el viernes pasado, en Barcelona, y desde el lunes en Madrid, el taxi se mantiene en píe de guerra con sendas huelgas indefinidas, para intentar sacar adelante las normativas que blinden su actividad. Con la amenaza del Mobile World Congress y, justo en este momento, FITUR, los paros se mantienen sin cambios. Precontrataciones de 6 horas, que en Cataluña a través de la propuesta del Govern se han quedado en una hora y que siguen siendo el caballo de batalla de Madrid. Lugar donde el Presidente de la Comunidad, Ángel Garrido, sigue manteniendo su máximo de los 15 minutos para las precontrataciones–el taxi de la capital quiere, como poco, las mismas condiciones que sus compañeros catalanes–.

La integración de Easy Taxi, ¿solución de la crisis?

El objetivo de Cabify, según palabras de uno de los fundadores Juan de Antonio, "es buscar ciudades más habitables para vivir, a través de una plataforma de movilidad como Servicio". Ahora bien, esa es la teoría.

Desde hace tiempo, Cabify trabaja con la marca de Easy Taxi principalmente en Latinoamérica. Quieren traerla a España y que el sector del taxi trabaje con ellos. "Tenemos un gran equipo y un gran número de taxis en Latinoamérica, que queremos replicar en el país donde ha nacido Cabify", explica Vicente Pascual, consejero delegado de la entidad.

De momento, la intención forma parte de un proyecto piloto que, según sus fundadores, podremos ver a lo largo del primer semestre de 2019. A través de un análisis de ciudades y de la opinión de un sector del taxi, decidirán dónde empiezan con su proyecto de Easy Taxi para España. "No podemos adelantar mucho más, pero entendemos que la forma de operar será con taxímetro y con taxis", añaden. De momento no cuentan con una fuerza de trabajo suficiente como para iniciar los trabajos con el taxi, sector con el que ya intentaron unir lazos en sus inicios a través de su app, pero sin resultados.

Este anuncio contrasta con la polémica que se desataba ayer por la noche. Justo cuando el Govern anunciaba la medida de los 60 minutos, cediendo a la posición del taxi, algunas caras visibles de Cabify anunciaban su marcha de Cataluña. Lo mismo en Madrid si la situación sufría una réplica. Acto seguido, y desde la cuenta de Twitter oficial de la compañía, desmentían tal situación. Cabify no se marcharía de Barcelona ni de ningún sitio y argumentan que la única fuente que hizo declaraciones en ese sentido fue Unauto. "No hay que precipitar ninguna decisión, hay que esperar a ver qué pasa, me cuesta entender que la Generalitat quiera expulsar a Cabify de su territorio", ha explicado Juan de Antonio, "el 96% de los trayectos que gestionamos buscan la inmediatez, introducir cualquier medida artificial creemos que no va a ser bueno; y la realidad es que tenemos muchos usuarios registrados en Cataluña que quieren seguir usando la aplicación".

Pero, ¿cómo sobrevivir al más que posible decreto ley del Govern que mataría a la compañía? No han sido pocas las veces en la que se ha explicado que, de aprobarse el decreto se marcharían. Para Cabify, Easy Taxi parece ser la respuesta.

Una de las apps de taxis más descargadas en el mundo, pese a que en España tendrían que competir con MyTaxi, parece ser la respuesta. "Juntarnos al taxi es algo necesario y creemos que reforzando las opciones saldremos ganando todos", argumento de Antonio. "Me resisto a creer que el taxi no quiera aliados", ha añadido, "y las formas con las que se está actuando no son las correctas; igualmente, lo que estamos viendo del taxi no representa al taxi y creemos que la mayoría busca lo mismo que nosotros". El sector tiene la necesidad y la obligación de competir, el problema viene del lado de las licencias y del regulador que tiene la obligación de gestionar las propuestas encima de la mesa, han añadido. "No podemos permitir que un grupo de personas secuestre los intereses de un colectivo". En este sentido, y si los grupos de presión del taxi cumplen su cometido,

Ahora bien, cabe destacar que si las diferentes partes aprueba sus normativas altamente restrictivas, suponiendo la pérdida de del 25% de su negocio correspondiente a España, la actividad de Cabify en el país se quedaría limitada a Easy Taxi y las tarifas reguladas del sector. Lo cual convertiría al unicornio español en un competidor más de MyTaxi, pero sin el visto bueno de su nueva fuerza de trabajo: el taxi.