Son la nueva moda en las calles de las ciudades, para bien y para mal. Lo que hasta hace no mucho entraba en la categoría de juguete "caro", ahora mismo está siendo algo más que un dolor de cabeza para los ayuntamientos de algunas ciudades. Madrid, de hecho, se encuentra en pleno proceso de negociaciones con las diferentes compañías de patinetes eléctricos para intentar gestionar su número y circulación por la capital. Asimismo, también se están elaborando nuevos textos que organicen y limiten las capacidades de estos vehículos. De momento, y teóricamente hasta el 15 de enero, no habrá patinetes eléctricos compartidos en Madrid.

Lo que sí está claro es que los patinetes eléctricos están lejos de ser juguetes. Así lo ha confirmado la Fiscalía, la cual ha informado de un total de 273 accidentes a lo largo de 2018 en los que un patinete ha estado involucrado. Precisamente hace unas semanas, conocíamos el caso de la primera víctima mortal tras ser arrollada por uno de estos vehículos eléctricos. La anciana, de 90 años, falleció el pasado verano a causa del golpe que sufrió tras el impacto del patinete.

https://hipertextual.com/2018/12/lime-voi-wind-se-reunen-con-carmena-mientras-analizan-su-viabilidad-madrid

En este sentido, se ha instado a todas las policías locales a que vigilen de cerca a todos los patinetes eléctricos. Desde la Fiscalía se informa que existe un total desconocimiento de las normas viales y de la implicación que tiene la circulación de bicis y patinetes por las zonas de peatones. Es de esperar que, desde este momento, el número de multas sobre los conductores de patinetes se incremente. Igualmente, solo en Barcelona, este año ya se han registrado 3.000 multas a estos conductores.

https://hipertextual.com/2018/11/trafico-control

De igual modo, la Fiscalía sigue la línea que Tráfico ha estado trazando desde hace tiempo. Pese a que son los Ayuntamientos de las ciudades los que tienen la responsabilidad última, se está elaborando una pauta común que establezca unos mínimos para los patinetes eléctricos. Prohibido circular por las aceras, lugar sagrado para el peatón, y responsabilidad sobre los accidentes causados. Controles de drogas o alcohol y, por supuesto, cumplimiento firme de las normas de circulación.