Aunque la Navidad suele asociarse con la nieve y el frío, todo un hemisferio terrestre la celebra en verano; mientras que en el resto del planeta, si bien tiene lugar en invierno, muchos jamás han celebrado estas fiestas rodeados de nieve. Pero en Marte sí que saben lo que es una blanca Navidad. No habrá nadie para celebrarla, pero el escenario lo tienen. ¿Y quién mejor para comprobarlo que la misión espacial que este 25 de diciembre cumplirá el décimo quinto aniversario de su entrada en la órbita del planeta rojo?

Efectivamente, se trata de la misión Mars Express, de la Agencia Espacial Europea. Desde su llegada, en 2003, ha estado enviando fotos muy interesantes, pero quizás ninguna tan bella como esta del cráter Korolev.

Una trampa de hielo

El cráter, bautizado en honor al ingeniero ruso y diseñador de naves espaciales Sergei Korolev, se encuentra en una planicie del polo norte del planeta, muy cerca del campo de dunas conocido como Olympia Undae. Tiene 82 kilómetros de diámetro y se encuentra relleno de hielo durante todo el año, con un montículo de 1’8 kilómetros de espesor en su centro.

La razón por la que permanece continuamente helado es un fenómeno conocido como trampa fría, que se inicia en lo más profundo del cráter, a unos 2 kilómetros de distancia del borde. En este punto, el hielo actúa como una trampa natural para el frío, ya que enfría el aire que circula sobre él. Cuando alcanza una temperatura suficientemente baja, desciende, formando un escudo sobre el hielo que evita que se caliente y se derrita.

Curiosamente, este no es el único cráter Korolev que se encuentra en el espacio, pues también uno de los muchos cráteres de la Luna fue llamado así. Este es mucho más grande, de 437 kilómetros de diámetro. Pero la estampa invernal, tan característica de estas fechas, solo nos la ofrece el cráter marciano, que ya había sido captado con anterioridad por otros dispositivos, como el instrumento del Sistema de imágenes de superficie en color y estéreo (CaSSIS, por sus siglas en inglés) a bordo del ExoMars Trace Gas Orbiter. Sin embargo, ha sido esta imagen, captada por la cámara en estéreo de alta resolución de Mars Express (HRSC), la que lo ha captado con más detalle. La foto se compone de cinco tiras, cuyo resultado podría utilizarse perfectamente como postal de Navidad. ¿Quién quiere felicitar las fiestas con un muñeco de nieve o un Santa Claus en un carro tirado por renos pudiendo hacerlo con un cráter helado horadado sobre el polo norte de Marte? Ahí queda la idea.