Aquaman no había generado la expectación suficiente cuando se hizo oficial. Los tropiezos del Universo DC en la pantalla grande, incluyendo a Justice League, provocaron que muchas personas no le prestaran atención al filme del superhéroe. Apenas en octubre, la predicción de recaudación en Estados Unidos era de entre 40 y 60 millones de dólares en el primer fin de semana, una cifra muy alejada de otros éxitos basados en cómics.

La situación cambió cuando liberaron el primer tráiler. El público comenzó a interesarse más por la película y actualmente ya es una de las más esperadas de la temporada. Esto ha generado que la estimación de ingresos cambie considerablemente. Umberto Gonzales, reportero del portal The Wrap, predijo que en el primer fin de semana lograrán entre 80 y 100 millones de dólares, prácticamente el doble respecto al número inicial.

Jurassic World: El Reino Caído fue la última película que superó los 100 millones de dólares (148) en su primer fin de semana. Se esperaba que Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald tuviera ingresos similares, sin embargo, las críticas de la prensa especializada no ayudaron mucho a las intenciones de Warner Bros. A pesar de lo anterior, la productora mantiene viva la esperanza con Aquaman.

De conseguirlo, el Rey de los Siete Mares podría ser una de las películas más exitosas en el último trimestre del año. Es mejor tomar este tipo de predicciones con cautela, pues en varias ocasiones no han coincidido con los beneficios finales. La obra de DC Comics tendrá competencia importante por parte de Paramount Pictures, compañía que estrenará Bumblebee: The Movie el mismo día, 21 de diciembre.

Para Warner sería una noticia fantástica que su cinta lograra esas cifras en los primeros días, más teniendo en cuenta los antecedentes de DC. Aquaman es dirigida por James Wan y producida por Peter Safran. Zack Snyder es el productor ejecutivo. En el reparto encontramos a los actores Jason Momoa, Amber Heard, Nicole Kidman, Willem Dafoe, Yahya Abdul-Mateen, Temuera Morrison, Dolph Lundgren y Patrick Wilson.