La semana anterior, miles de empleados de Google salieron a las calles a protestar contra los diversos problemas que se han suscitado dentro de la compañía. Sexismo, racismo y encubrimiento de acoso sexual son algunas de las situaciones que exigen eliminar. Los de Mountain View no han querido que los hechos se salgan de control y por ello han anunciado cambios a sus políticas sobre el acoso sexual y la diversidad.

Sundar Pichai, director ejecutivo de Google, aceptó que no siempre han acertado en sus decisiones del pasado y es algo que lamenta. "Está claro que debemos hacer algunos cambios", dijo el CEO. Afortunadamente, las nuevas normativas se han basado en las peticiones de los trabajadores. Pichai promete que serán más transparentes sobre el manejo de este tipo de situaciones tan delicadas.

Por otro lado, darán más apoyo y atención a las personas que resulten afectadas. Una de las modificaciones más importantes a la política está relacionada con la libertad de elegir en dónde denunciar. Anteriormente era un tema que los empleados debían tratar de forma privada dentro de Google, pero ahora serán libres de presentar su caso en organismos externos y ajenos a la compañía.

Google pondrá más atención en los análisis de conducta de los empleados. Cada trabajador deberá asistir a pláticas y entrenamientos contra el acoso. Sus puntajes de desempeño se verán afectados en caso de no cumplir con estas actividades. La compañía creará un sitio dedicado a atender este tipo de denuncias y ofrecerá asesoría a los afectados, quienes también podrán llevar a un acompañante al momento de presentar el reclamo.

Si bien han cumplido algunas de las peticiones de los trabajadores, existen otros casos que no fueron atendidos, sobre todo en temas de diversidad. Los empleados exigían que Google publicara informes sobre sueldos entre géneros, razas y etnias. Pichai dijo que estarán más comprometidos con la diversidad, igualdad y prácticas de inclusión, pero no mencionó nada sobre el petitorio mencionado.

Destaca que la empresa ahora sea más abierta a revelar estas situaciones. Fue precisamente su nula transparencia lo que llevó al New York Times a publicar un reporte sobre cómo Google encubrió casos de acoso sexual. De acuerdo al medio mencionado, Andy Rubin (padre de Android) estuvo involucrado en hechos de acoso. Los de Mountain View se limitaron a pedirle su dimisión y a darle 90 millones de dólares. Otros directivos también estuvieron implicados en sucesos similares.