Hubo un tiempo en el que, cuando se hablaba de robots aspiradores, sólo venía a la mente una marca: Roomba. Sin embargo, en los últimos meses, es un sector mucho más abierto fundamentalmente tras la llegada de Xiaomi y el crecimiento en ventas del modelo Conga, de Cecotec.

Cuando preguntamos a Jean Jacques Blanc, director general y vicepresidente de iRobot EMEA sobre cómo ve el sector de los robots aspiradores, responde firme: “el margen de crecimiento es enorme, casi un 20% cada año. Desde el año 2002, hemos vendido más de 20 millones de aspiradores. Para vender los 10 primeros millones necesitamos 10 años sin embargo, para vender los otros 10, únicamente bastaron 5 años.”

En gran medida, este crecimiento se da porque los robots aspiradores son un elemento cada vez más familiar en los hogares, principalmente en España. “Dentro de Europa, España es nuestro primer mercado. Llevamos vendiendo aspiradoras en Europa desde el año 2007 y de los 20 millones que hemos vendido en toda nuestra historia, sólo en España se ha vendido un millón.”

Jean Jacques está convencido: “el aspirador tradicional va a desaparecer y la limpieza del hogar dejará de ser una rutina que antes se hacía una, dos o tres veces por semana, para convertirse en una tarea diaria.”

Blanc también está convencido de que el futuro del hogar son los dispositivos conectados, ya no sólo controlados con el smartphone, sino con la propia voz, y quiere aprovechar la llegada de los principales asistentes de voz a cada mercado.

Hace unas semanas anunciamos la compatibilidad de nuestros aspiradores Roomba con Google Assistant y, antes de que acabe el año, también será compatible con Alexa en castellano. Seguimos en conversaciones con Apple para la compatibilidad con Siri, pero es más complicado.

También en relación a este tipo de acuerdos con empresas como Google o Amazon, Jean Jacques volvió a dejar claro que nunca venderán los datos que obtienen sus aspiradores. “Nuestra política es clara, ni hemos vendido ni venderemos la información de nuestros usuarios.”

Entre las novedades que veremos en el próximo aspirador de iRobot y que llegará a Europa a principio del año que viene, está la de que no será necesario tener que vaciar de manera manual el polvo o residuos recogidos. El propio robot acudirá a su dock station, vaciará su depósito y continuará limpiando en el lugar que lo dejó. Además, gracias a la compatibilidad con los asistentes de voz y a su capacidad de recordar el mapa de la casa, podremos ordenarle que limpie una habitación en concreto.

Cuando preguntamos a Jean Jacques sobre la competencia de su Roomba, principalmente de la mano de Xiaomi y la Conga de CECOTEC, responde: “nuestra empresa se creó en 2002, pero empezamos a trabajar en el proyecto 25 años atrás. Crear un robot aspirador no es sencillo, es una tarea dura y nosotros llevamos más que nadie haciéndolo.”

Con respecto a la Conga, uno de los modelos más vendidos en España, Blanc nos remite a una sentencia publicada en AUTOCONTROL donde iRobot denunciaba a la marca española por “infringir la norma 14 (principio de veracidad) del Código de Conducta Publicitaria de AUTOCONTROL” al haber realizado declaraciones como: “producto diseñado en España”, “el robot aspirador español” o “Debido a su gran potencia de succión, el robot aspirador podrá limpiar todas las alfombras de menos de 20 mm de espesor sin dejar ni rastro de polvo” y por el que, finalmente, tuvieron que rectificar.

Vehículos autónomos e Inteligencia Artificial

En una empresa cuyo CEO es uno de los precursores de los robots y dispositivos autónomos, hemos querido preguntarle a Colin Angle por la percepción que tiene sobre el futuro de los coches autónomos. "Los coches de conducción autónoma ya son una realidad; asumiendo que no son perfectos, pero sí sustancialmente mejores que los conductores actuales. El escenario se reduce a que el gobierno y las entidades legales determinen cómo gestionar temas como los accidentes. En la actualidad, los coches robóticos son una realidad y ofrecen una alternativa disruptiva y segura de conducción."

Otra de las tendencias que más afecta a su compañía es el uso de la Inteligencia Artificial y hacia dónde debe evolucionar para ser realmente útil en una sociedad. Para Angle: "los robots son emocionantes, e inspiran pensamientos y debate en todo el mundo, y eso es algo bueno. Sin embargo, cuando se trata de que los robots tomen el control, hay otros problemas mayores que preocupan a la sociedad y en los que deberíamos poner más foco, como el cuidado de nuestros mayores. Los robots que construimos ayudan a la gente, no la reemplazan, y las tecnologías robóticas serán una necesidad apremiante y serán parte de la solución si queremos mantener nuestro calidad de vida actual."