Roma, la nueva película de Alfonso Cuarón que verá la luz este próximo mes de diciembre y que lleva tiempo cosechando aclamaciones por parte de quienes ya la han visto en primicia en alguno de los pases privados o festivales en los que se ha mostrado (ganó el León de Oro en el Festival Internacional de Venecia), no es bien querida por los encargados de proyectar los filmes en España. Mejor dicho, quien no es bien querido es Netflix.

El conflicto entre los exhibidores –responsables de las salas de cine– y Netflix no es nuevo, pero es en momentos clave como este cuanto se manifiesta en todo su esplendor. La plataforma de contenido en streaming tenía intenciones de realizar un lanzamiento mundial por tiempo limitado en salas de cine para dar de esta manera el protagonismo necesario en la gran pantalla a una producción original que promete ser de las más destacables de cuantas se encuentran en la plataforma. Sin embargo, pretendía que la exclusividad para las salas se mantuviese tan solo unos días, pasando a estar posteriormente tanto en su servicio como en los cines.

Ante esto, los exhibidores se han cerrado en banda al entender que no cumple con los requisitos mínimos de exposición en exclusiva: ellos piden cuatro meses de proyección en cines sin estar presente en otra plataforma; Netflix les ofrecía diez días. ¿El resultado? Un estreno paupérrimo que no beneficiará a ninguna de las partes.

Solo en cinco salas

Tal y como ya supimos que ocurriría en México, la negativa de las salas de cine a exponer la película se traduce en una limitación muy importante para ver la cinta a lo largo y ancho del país. Cuarón, mexicano, se lamentaba por las trabas puestas en su propio país, expresando que quería "muchas más funciones en Mexico", dado que las salas que aceptaron exponer Roma eran, "tristemente", 40. Continuaba comparando este con el estreno en otros países: "Para poner las cosas en perspectiva, en Polonia se exhibirá en 57 salas y en Corea del Sur en 50. ROMA está disponible a todas las salas que la quieran exhibir".

En España, ese "todas las salas que la quiero exhibir" se traduce en apenas cinco, que son las que han aceptado no contar con el periodo de exclusividad que sí exigen las demás. Aunque Netflix no tenía previsto estrenar la película en todas las salas operativas en el territorio, sí quería hacerlo en las principales ciudades, que ahora se ven reducidas únicamente a Madrid, Barcelona y Málaga.

Roma se podrá ver en España en los cines Verdi de Madrid y Barcelona, en dos salas en cada ciudad y en los cines Albéniz de Málaga a partir del próximo día 5 de diciembre. Para los que no puedan asistir a dichas proyecciones, llegará con todos los honores Netflix el día 14 de diciembre.