Decía Severo Ochoa que un país sin investigación es un país sin desarrollo y la inversión en I+D en España no es suficiente. Desde que comenzó la crisis, España no ha aumentado la inversión como el resto de Europa sino que, al contrario, la ha reducido en un 10% en los últimos diez años, tal y como señala el último estudio de la Fundación Cotec.

Para reivindicar que se recupere la inversión pública en ciencia, la Real Academia de las Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (RAC), en colaboración con la Asociación de Amigos de la RAC, ha presentado este lunes la Declaración sobre financiación y gestión de la investigación científica en España en el que se habla no solo de aumentar la inversión hasta situarse a nivel europeo, sino también de que es necesaria una evaluación y una mejor gestión de los fondos. El informe ha sido presentado por los profesores Jesús María Sanz-Serna y Esteban Domingo Solans, presidente de la RAC y académico de la misma respectivamente.

"Hace falta un empuje en todas las ciencias", ha señalado Domingo, que también ha reivindicado las palabras del profesor Fernando Cossio, que señalaba que "un país no invierte en investigación porque es rico, sino que es rico porque invierte en investigación". "Debe ser una cuestión de Estado, nos jugamos la solidez del país", ha añadido el académico.

El impacto de la inversión en ciencia

Invertir en ciencia no implica que sea un gasto sin ningún tipo de impacto en la economía, al contrario. Hay una "correlación negativa entre paro e inversión en ciencia", ha señalado Domingo. "Es decir, está demostrada estadísticamente que aquellos países en los que más invierten en ciencia son los que tienen menos paro", ha añadido. "Esto es un punto clave para España, que ha batido récords de paro entre los países desarrollados", ha afirmado el académico. El pasado mes de octubre la tasa de desempleo en España se situó en el 14,5%.

Aunque la situación política ha cambiado desde que se empezó ha desarrollar este informe -el PSOE ahora está en el Gobierno-, en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2019, que todavía se tienen que aceptar, la previsión de gasto en este ámbito es de 273 millones de euros. Sin embargo, "un 45% están destinados al llamado capítulo ocho", ha comentado Domingo. Este capítulo no se llegará a ejecutar ya que se trata de créditos para empresas y también cuentan con trabas burocráticas para acceder a ellos, tal y como ha explicado el académico.

El dinero que llega a los investigadores es, por tanto, el que se destina para los capítulos del uno al siete, el cual se quedaría en algo más de 150 millones de euros. No obstante, en estos capítulos tampoco se invierte todo el dinero previsto, por lo que aún se reduce más el porcentaje de gasto: solo un 90% llega a los laboratorios, según explican desde la RAC.

Escenifican muy bien la situación en España los datos que se recogen en el informe de la Real Academia de las Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, donde se señala que entre 2012 y 2016 se han perdido 373 investigadores en el CSIC. Pero, es más, el número total de investigadores españoles descendió entre 2010 y 2015 de 134.653 a 122.435, o lo que es lo mismo, los investigadores en el país se redujeron un 9% en tan solo cinco años. Además, España se sitúa en el puesto 22 de los 34 países de la OCDE.

A pesar de la situación general en España, la verdad es que hay comunidades autónomas que decidieron apostar por el talento. Cataluña ha captado investigadores tanto dentro del resto de territorio español como del extranjero, un modelo que han emulado otras comunidades como País Vasco y, en menor medida, Aragón y Andalucía.

Inversión europea

En Europa la inversión se sitúa en el 2,06% del Producto Interior Bruto (PIB), mientras que en España tan solo se invierte un 1,19% del PIB. "Pero con la trampa del capítulo ocho", ha matizado Sanz-Serna, por lo que realmente “sería menos” inversión. "El aumento público en I+D entre 2009 y 2016 fue del 36% en Alemania, 29% en el Reino Unido, y 2% en Francia”, recoge el informe de la RAC. "La evolución española en inversión en I+D es la peor de las cinco grandes economías de Europa", señala el informe de Cotec.

Y ya no es solo que dedicaran más recursos sino que la tasa de desempleo en Alemania y Reino Unido, las que más han invertido en la eurozona, son de los más bajos en Europa. Alemania en septiembre de este año estaba en un 3,4% mientras que en Reino Unido se encontraba en agosto en el 4%.

Para la Real Academia de las Ciencias Exactas, Físicas y Naturales la solución pasa por seguir el ejemplo de los países nórdicos, de los cuales han destacado a Finlandia. "Se dieron cuenta de que estaban explotando todos sus recursos y que pronto iban a llegar a cero", es decir, que se quedaban sin ellos y estaban abocados "a ir a la ruina", señala Domingo.

Por este motivo, "se pusieron de acuerdo todos los partidos políticos para frenarlo". Y se pasó a invertir en Educación y Ciencia, pero ambos modelos se redefinieron completamente y fueron diseñados por expertos en enseñanza y científicos. Ahora, Finlandia tiene un 7,3% de tasa de desempleo y todavía sufre los efectos de la crisis porque no ha recuperado los niveles de inversión en ciencia previos a la crisis, según señalaron desde Cotec.

La inversión no es la única petición de la RAC

"España debe revisar su política científica y aumentar la inversión en I+D para evitar el deterioro del nivel de vida, así como para mantener y atraer talento", recomiendan desde la academia. La inversión no se debe centrar en áreas determinadas sino que tiene que abarcar "todas las disciplinas dado que no se puede predecir en qué campo surgirá la novedad o expertos sobresalientes" y, además, "se debe institucionalizar un sistema de evaluación riguroso y justo" para los investigadores.

Desde la RAC también piden que los presupuestos sean revisados por científicos, sociólogos y economistas, para transmitirles a los políticos que la inversión en I+D es eso exactamente, una inversión, y no un gasto cualquiera. Además, también esperan que se relacione la inversión en ciencia y la de la educación: "Una educación crítica y estimulante de curiosidad e interés por lo desconocido favorece el aprecio por la ciencia", explican en el documento.

Para que se puedan tener en cuenta todas estas peticiones, el informe ha sido remitido al Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, a la presidenta de las Cortes, Ana Pastor, y a los presidentes de todas las comunidades autónomas.