Lime, una de las empresas más potentes en el mercado de los patinetes eléctricos compartidos quiere entrar también en el negocio del carsharing, y hacerlo simplificando el modelo hasta ponerlo al nivel de los patinetes. De momento empezará en los Estados Unidos, en Seattle, donde pondrán en marcha su primera flota de coches compartidos llamada LimePod, y cuyas características son exactamente las mismas que el sistema de patines.

https://hipertextual.com/2018/10/lime-intento-bloquear-competencia-con-demandas-evitar-su-despliegue

Sus coches podrán desbloquearse por tan solo un dólar, y a partir de ahí se facturará a razón de 40 céntimos de dólares por minuto de uso, incluyendo seguro del vehículo y conductor. Aunque el precio es competitivo, a día de hoy las alternativas en España, como Car2go, tienen precios más ajustados, que quitando la cuota de alta, parte de los 0,21 euros por minuto, la más atractiva dentro del resto de alternativas.

La incursión de Lime en el sector del carsharing va a ser, en principio, algo escasa: solo tendrá disponible 50 Fiat 500 en el lanzamiento, aunque la compañía apunta a que quieren tener 500 coches disponibles para finales de 2018 y 1500 coches para principios de 2019. Si los números se cumplen, Lime pasaría de no tener mercado en el carsharing a convertirse en el mayor oferente de vehículos compartidos en Estados Unidos.

Por el momento se desconoce sus planes de expansión internacionales, pero si se llevan a cabo a la misma velocidad que sus patinetes, no es de extrañar una vez consolidada su posición en el mercado norteamericano, empiece a expandirse a otros mercados, incluyendo el europeo.