Fuego y Sangre, el nuevo libro de George R.R. Martin que narra la historia de la dinastía de los Targaryen 300 años antes de los hechos de Juego de Tronos, saldrá a la venta el próximo martes 20 de noviembre.

El escritor estadounidense ha dado algunos detalles sobre la importancia de Balerion, 'el Terror Negro', el dragón que Aegon I, 'el conquistador', montó cuando conquistó los Siete Reinos de Poniente. Además, parece haber revelado un pequeño spoiler relacionado con Jon Snow (Kit Harington).

(Alerta de posible spoiler)

Martin también ha sugerido que el fundador de la dinastía Targaryen sabía desde entonces sobre la batalla que habría entre los vivos y los Caminantes blancos (Death Walkers), que es la trama principal de la temporada final de Juego de Tronos, que se estrena en abril del 2019 en HBO.

"...Aegon finalmente decidió tomar Poniente y unificar los Siete Reinos que existían en aquel tiempo bajo un solo reinado", dice el autor de Juego de Tronos casi al final del vídeo de poco más de 2 minutos publicado en YouTube este jueves, y continúa:

Hay mucha especulación de que en algún sentido él vio lo que venía -300 años después-, y quiso unificar los Siete Reinos para estar mejor preparados ante la amenaza que él eventualmente vio venir del Norte, la amenaza que estamos lidiando en 'Canción de hielo y fuego'.

La relación con Jon Snow

Recordemos que la llamada "Larga noche" ocurrió 8.000 años antes de que Aegon llevara a cabo la Guerra de la Conquista. Durante ese prolongado periodo de noche y frío invernal, 'los Otros' (los Caminantes blancos) intentaron acabar con todos los vivos. Por eso, los Primeros Hombres, los Hijos del Bosque y los primeros miembros de la Guardia de la Noche formaron una alianza para combatirlos.

Cuenta la leyenda que, en la Batalla por el Amanecer, Azor Ahai logró vencer a 'los Otros' con una una espada de fuego que había forjado llamada Dueña de Luz. Según la profecía sobre 'el príncipe que fue prometido' de los seguidores del dios de la luz R’hllor, como la sacerdotisa Melisandre, Azor Ahai renacería para volver a liberar al mundo de la oscuridad.

Melisandre llegó a pensar que el 'príncipe que fue prometido' era Stannis Baratheon, hermano menor del rey Robert Baratheon, pues su abuela era Rhaelle Targaryen. Sin embargo, fue asesinado por Brienne de Tarth al final de la quinta temporada.

Si bien Martin no explica porqué Aegon I ya sabía sobre la batalla contra 'los Otros', es posible que él pensara que era la reencarnación de Azor Ahai. Otra posibilidad es que su intención era meramente dejar fortalecidos a sus herederos para dicha guerra. Con cualquiera de las dos opciones, su hazaña habría tenido un motivo diferente al de simple ambición, como lo había parecido hasta ahora.

¿Y qué tiene que ver Jon Snow con todo esto? Por un lado, ahora sabemos que su verdadero nombre es Aegon Targaryen. Por otro lado, en la séptima temporada ha intentado hacer lo mismo que su antepasado pero de una manera mucho más pacífica: unir a los Siete Reinos para afrontar a la amenaza común, 'los Otros'.

Si Jon Snow es la reencarnación de Azor Ahai y cumple su destino, tendremos que esperar hasta el próximo año para confirmarlo en los seis episodios de la octava y última temporada de Juego de Tronos.