Todo está listo para despedir a American Horror Story: Apocalypse, la octava temporada de la franquicia. Esta semana se transmitió el penúltimo episodio de la entrega, el llamado "Fuego y Reinado". Acá lo repasamos.

Te recordamos no seguir leyendo si no has visto el episodio 8x09.

Aunque muchas veces hemos dicho en estos recaps que esta serie ha llegado a un punto en el que debe plantearse seriamente "bajar el telón", también quisiéramos que American Horror Story nos cautivara como antes; la mala noticia es que no es así. Al menos no como en las primeras temporadas. El horror de la franquicia fue osado, estrambótico, oscuro y sorprendente; además, utilizaba en su historia extraños y lamentables hechos de la vida real con los que nos provocaba no pocos escalofríos en cada episodio.

Lo que tenemos ahora y en esta temporada son apenas unas cuantas fibras de aquel horror. Durante el penúltimo episodio de la entrega pudimos ver una parte de la venganza de Michael contra el aquelarre de Cordelia. Él y la Miriam cyborg irrumpieron en la Academia con la ayuda de Dinah —¿por qué nuestra reina bruja vudú interpretada por Angela Bassett no regresaría al show?— y mataron a casi todas las chicas, aunque Coco, Madison, Myrtle, Mallory y, claro, Cordelia, alcanzaron a escapar.

Desde allá planean el contraataque y realizan un complicado hechizo para cambiar el pasado y alterar el tiempo. Myrtle cuenta que la mítica Anastasia Romanov era en realidad una bruja y que en el fusilamiento que cobró la vida de su familia ella trató de hacer ese hechizo pero el dolor y el miedo le impidió proteger a sus seres queridos. Mallory se "transporta" a la noche del 16 al 17 de julio de 1918 cuando fueron masacrados los Romanov y trata de ayudar a Anastasia pero no puede. A Mallory casi le cuesta la vida pero logra regresar a su época.

Por otro lado, Michael trata de seguir adelante luego de matar a varias brujas y "borrar" su alma. Su inocencia es un punto que una y otra vez se trata de explotar en la historia, pero resulta bastante inverosímil. Con este recurso los ambiciosos —y un tanto estúpidos— genios tecnológicos, Mutt y Jeff, se proponen usar como títere a Miriam para convencer al disperso anticristo —que quiere iniciar una carrera política hasta alcanzar la presidencia— para que haga lo que dice el "Buen libro" que el anticristo debe hacer o provocar: el apocalipsis.

Michael consulta a Mutt y Jeff —porque así se lo pidió Miriam— y ellos le explican que los famosos Illuminati tienen qué hacer lo que él les ordena porque todos ellos, es decir, los que rigen el mundo, han vendido su alma al diablo para hacer todas sus fechorías en la Tierra, así que no tienen por qué objetar. Y tal como lo dijeron esos peculiares científicos, así fue. También se explicó cómo los refugios —como aquel casi olvidado de los primeros episodios— tendrían como finalidad preservar la vida de unos cuantos y cómo llegó Wilhemina Venable a dirigir uno de ellos.

Así pues, ya solo nos falta ver cómo se ejecutó el apocalipsis y cómo Cordelia o, bien, Mallory, le ganarán —o no— a Michael Langdon. Preparémonos pues para el final de American Horror Story: Apocalypse.