El objeto 2015 TB145 se descubrió por primera vez en 2015 y rozó la Tierra apenas unos días después, el 31 de octubre, que coincidía con la celebración de Halloween. La casualidad quiso que, además, tuviera forma de la marca tenebrosa que Harry Potter vio por primera vez en el cuarto libro (o película) de la saga. La marca de Voldemort es una calavera de la que sale una serpiente, pero en este caso 2015 TB145 solo es una calavera cruzando el cielo.vista.

Aunque pasará cerca de la Tierra, será difícil observarlo a simple vista y tampoco se acercará tanto como 1.112 días atrás -algo más de 3 años-, que es el tiempo que tarda en volver a cruzarse con nosotros, es decir, su periodo orbital. En este caso pasará más lejos, a un millón de kilómetros de nosotros. Sin embargo, en aquel momento pasó a 486 mil kilómetros de la Tierra o, lo que es lo mismo, 1,3 veces la distancia entre la Luna y la Tierra.

En realidad "sabemos poco" sobre este asteroide, señala Javier Licandro, coordinador de investigación en el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC). Por ejemplo, conocemos su tamaño: 650 metros de diámetro, es decir, tiene 109 metros más que el rascacielos One World Trace Center, levantado en la zona cero de Nueva York. Tamaños similares tienen los asteroides Ryugu y Bennu, que actualmente están estudiando las agencias espaciales japonesa y estadounidense, que traerán muestras de vuelta a la Tierra para su estudio con las misiones Hayabusa 2 y Osiris-Rex.

Y también sabemos algo importante, que no es un asteroide sino un cometa. Una diferencia sutil porque es difícil diferenciarlos en ocasiones, pero importante.

Cometa extinto

A pesar de ser catalogado en un principio como un asteroide, todo apunta a que no lo es y que estamos ante un "cometa durmiente o extinto" debido al "tipo de órbita" que tiene. Pero ¿esto qué significa? "Los cometas son, básicamente, bolas de hielo, polvo y piedras", explica Licandro a Hipertextual. Cuando pasan cerca del Sol, añade el investigador, el hielo se sublima, es decir, "pasa de sólido a gas".

"En este nuevo estado se escapa y arrastra consigo polvo y eso produce la cola o coma que se ve en los cometas. Los cometas se ven muy brillantes porque generan una especie de atmósfera temporal enorme producto del vapor de agua que sale eyectado de la superficie que sale al calentarse. Pero a la vez el polvo o sale o vuelve a depositar en la superficie y eso forma una capa de polvo que puede llegar a cubrir todo el cometa hasta el punto de desactivarlo, es decir, que no permite que el hielo que queda por debajo de esa capa de polvo se caliente lo suficiente como para sublimar y producir la salida del gas", ilustra el investigador del IAC.

El investigador también afirma que "se mueve muy parecido a los cometas", pero no es lo único: "Es muy negro. Y los cometas son extremadamente oscuros. Este refleja menos del 5-6% de la luz que recibe". "El cometa es como una bola de nieve muy sucia y cubierta de polvo muy oscuro. Es de este color porque tiene un alto contenido en materiales orgánicos", comenta. Sin embargo, la composición exacta es desconocida ya que "no hay muchos datos de espectro ni nada".

Sobre la curiosa forma de calavera del cometa que pasará el próximo 11 de noviembre, Licandro afirma que "en realidad es como quien mira las nubes y dice que ve una oveja, es nuestra imaginación más que otra cosa".

¿Es un peligro para la Tierra?

Los astrónomos catalogan a los asteroides y cometas que pasan cerca de la Tierra, entre otras cosas, según las posibilidades que tienen de impactar contra nuestro planeta. 2015 TB145 está catalogado como "potencialmente peligroso", tal como señala Licandro. Sin embargo, no hay nada que temer. Esta clasificación tan solo significa que "puede que en un futuro o en siglos llegue a chocar, es decir, que la posibilidad de que esto ocurra no es cero, pero tampoco quiere decir que vaya a pasar. Lo más probable es que jamás choque, pero podría ocurrir en cientos o miles de años", añade Licandro.

No hay que preocuparse porque, además, los científicos tienen muy controlados a este tipo de objetos: "Estos objetos se siguen especialmente por la posibilidad de choque contra la Tierra y porque un objeto tan grande puede causar un desastre muy considerable", explica Licandro. "Un objeto como este podría acabar con la civilización tal cual la conocemos", ilustra el investigador del IAC. Pero sería peor si fuera más grande: "Uno de un kilómetro de diámetro provocaría extinciones masivas que incluirían a nuestra especie", añade. No obstante, este no es el caso, así que por el momento no nos tenemos que preocupar de esta hipotética situación.

Cometa 2015 TB145. Crédito: NAIC-Arecibo/NSF

En resumen, lo que sabemos de 2015 TB145 es poco: no conocemos su composición exacta, pero sí sabemos su diámetro y que parece un cometa extinto. En 2015, pasó muy cerca de la Tierra, por lo que está catalogado como "potencialmente peligroso" y los astrofísicos lo tienen muy controlado, aunque no volverá a acercarse tanto a la Tierra en las próximas décadas -su máximo acercamiento a nosotros no será hasta 2088 y ni siquiera entonces será a una distancia similar a hace tres años-.

No obstante, el acercamiento de este 11 de noviembre servirá a los investigadores para estudiarlo un poco más y tener más información sobre el llamado, informalmente, como cometa de Halloween.