En medio de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, Tesla ha concretado este miércoles la compra de un terreno en el cual construye una gigafactoría en Shanghái.

El fabricante de coches eléctricos estadounidense había firmado en julio un principio de acuerdo con el Gobierno chino local para construir su primera planta fuera de su país natal. En el predio de casi 865.000 metros cuadrados, Tesla planea ensamblar 500.000 vehículos al año.

Aunque el costo del predio no ha sido revelado por la empresa, el sitio web de la Oficina de Planificación y Recursos Terrestres de Shanghái que registra las principales compras de terrenos en la ciudad describe la venta de una propiedad con las mismas características por 140 millones de dólares, de acuerdo con The Wall Street Journal (WSJ).

Robin Ren, vicepresidente de ventas mundiales de Tesla, declaró en un comunicado, según recoge WSJ:

Asegurar este sitio en Shanghái, la primera gigafactoría de Tesla fuera de los Estados Unidos, es un hito importante para lo que será nuestro próximo sitio de fabricación avanzado y de desarrollo sostenible.

Tesla pisa el acelerador por la guerra comercial entre China y Estados Unidos

Tesla aceleró la construcción de su gigafactoría en Shanghái dada la disputa comercial entre los Estados Unidos y China, indicó la compañía este mes en una actualización sobre su producción trimestral.

La nación asiática es el segundo mercado más importante para la empresa de coches eléctricos estadounidense, pues vendió alrededor de 17 mil unidades el año pasado, mientras que en su país vendió aproximadamente 50 mil coches y a nivel mundial 103 mil.

El Gobierno chino introdujo en julio una tarifa del 25% a los vehículos fabricados en Estados Unidos en respuesta a las nuevas tarifas de coches impuestas en el país norteamericano. En contraste, el gigante asiático aplica un arancel del 15% a todos los vehículos importados. Según Tesla, sus coches cuestan entre un 55% y un 60% más en China que los eléctricos similares que son fabricados ahí.

Tras las "muchas lecciones aprendidas" con la producción del Model 3 en Estados Unidos, indicó la empresa, realizará un "despliegue de capital eficiente y rápido" en su gigafactoría en China. De acuerdo con los analistas de coches, reporta WSJ, Tesla se tardará dos o tres años en comenzar la producción en su nueva planta china.