La ocultación de archivos, carpetas o aplicaciones es todo un arte. No hay una única manera y la imaginación resulta de gran ayuda para encontrar un método que impida a curiosos ver material sensible.

Los hay que cambian el icono por uno invisible, hay quien esconde archivos y carpetas dentro de una miríada de subcarpetas. También se puede ocultar un fichero con el aspecto de otro, como una fotografía, o acudir a herramientas especializadas.

Pero, ¿qué ocurre si lo que quieres es que nadie sepa qué andas haciendo? En este caso, si lo que queramos es ocultar ventanas de aplicaciones abiertas podemos acudir a Privacy Hide, una herramienta para Windows fácil de usar y con un principio sencillo pero efectivo.

Hago ¡chas! y ya no están

El principio detrás de Privacy Hide consiste en ocultar ventanas abiertas de aplicaciones concretas con una combinación de teclas. Si no están a la vista, nadie sabrá qué estás haciendo, en caso que nos ausentemos o prestemos nuestra computadora y no queramos que nadie toque nuestras apps o perfiles personales o para evitar miradas curiosas en casa o en la oficina.

Para añadir aplicaciones a la lista de ventanas a ocultar, basta con arrastrar y soltar la aplicación, que aparecerá en la lista. También podemos buscar el ejecutable específico con el formulario que encontraremos en la mitad inferior de la pestaña principal de Privacy Hide.

Hay que tener en cuenta que la herramienta no detecta accesos directos. Es decir, sólo sirve arrastrar y soltar el ejecutable original, que encontraremos en el menú Propiedades del acceso directo.

El segundo elemento a personalizar es el atajo de teclado que activará y desactivará la ocultación. Las combinaciones incluyen cualquier tecla junto con Control, Alt, Shift o la Tecla Windows.

Privacy Hide en acción

Ejemplo de uso. Estamos en la oficina con una hoja de cálculo abierta pero nos ha dado por echar un vistazo a Facebook. Pero resulta que alguien se aproxima y no queremos que vea nuestro navegador abierto.

Pulsando la combinación de teclas que hemos configurado, Privacy Hide desaparecerá y también lo hará la ventana del navegador, si está en la lista. En cambio, la ventana de la hoja de cálculo seguirá ahí, como si nada.

¿Se fue el peligro? Volvemos a pulsar las teclas elegidas y volveremos a ver la ventana del navegador y/o de las aplicaciones de la lista a ocultar.

En la página oficial de Privacy Hide dice que esta herramienta es compatible con Windows XP, Vista, 7, 8 y 8.1, pero también funciona en Windows 10.

Eso sí, recomiendo no elegir Español en el idioma de la aplicación, ya que la traducción es de todo menos correcta y nos encontraríamos con que las teclas Control, Shift, Alt y Win se han traducido literalmente, como Control, Cambia, Viejo, Ganar.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.