Marvel’s Spider-Man ha sido una de las gratas sorpresas del año. El videojuego del trepamuros creado por Insomniac presenta a una de las mejores versiones del superhéroe fuera de los cómics y nos dejó un gran sabor de boca pese a sus pocos pero evidentes problemas.

Una de las mayores virtudes del videojuego estaba, precisamente, en dejar con ganas de más a los jugadores, queriendo seguir afrontando retos en la piel de Spidey debido a unos sistemas de balanceo y combates realmente bien diseñados y sumamente satisfactorios. Los DLC anunciados prometían saciar el apetito de más aventuras superheroicas pero, como siempre que son anunciados con tanta antelación y llegan tan poco tiempo después del lanzamiento, generaban ciertas dudas.

https://hipertextual.com/analisis/marvels-spider-man-playstation-4

The Heist, la primera parte de la trilogía de descargables The city that never sleeps, está disponible desde ayer (a un precio de 7,99€ por separado y 19,99€ en el pack junto a las dos restantes) y ya hemos podido completarlo, confirmando la mayoría de sospechas y dejándonos alguna agradable sorpresa.

Lo primero que llama la atención es la forma de iniciar el DLC: lejos de integrarse de forma orgánica, tendremos que seleccionar el descargable desde el menú y, automáticamente, todo el contenido original del videojuego queda atrás y nos encontraremos en una Nueva York “vacía”, con solo las misiones y tareas de The Heist repartidas por algunos de los distritos del mapeado, de entre los que destacan los nuevos y locos desafíos de Screwball.

Lo que sigue es algo que se dejó caer en el juego original (y, literalmente, podría haber sido recortado del mismo): el seguimiento de las fechorías de Felicia Day, conocida como Black Cat, y sus tejemanejes con la maggia y Hammerhead. La química con Peter Parker funciona, el triángulo con Mary Jane se explota poco pero aporta profundidad y, en general, la breve trama principal es bastante satisfactoria pese a un abrupto final (con escena poscréditos que nos hace pensar en el próximo DLC incluída, por cierto). También vuelve, en forma de conversaciones por teléfono, la figura de Miles Morales, avanzando en su relación con Pete.

Uno de los problemas de este primer DLC (y, pondría la mano en el fuego, también de los dos siguientes) es haber sido desarrollado o, al menos, concebido antes de que Marvel’s Spider-Man se estrenara. Esa es la sensación que uno tiene todo el rato y una de las principales señales, por ejemplo, es que tropieza donde ya tropezaba el juego original: apenas diez minutos después de dar comienzo la trama de este descargable estaremos completando uno de los minijuegos relacionados con los voltajes que vimos, y mucho, en el juego original y de los que gran parte de la comunidad terminó bastante cansada.

Y es que, recordemos, el error más flagrante del título era plagar el mapeado y el desarrollo de la historia de minijuegos y objetivos secundarios vagos y repetitivos. Y esa misma estructura, la de apostar por un “relleno” casi siempre intrascendente, vuelve a ser la norma. Completar The Heist al 100% puede llevar unas cuatro horas, de las cuales invertiremos alrededor de la mitad en resolver delitos (reciclados en su mayoría), recuperar una decena de piezas de arte y completar los citados desafíos. Contenido secundario cortado por el mismo patrón del original. Incluso añadidos relevantes como los tres nuevos trajes denotan apatía, no incluyendo nuevos poderes.

https://hipertextual.com/2018/10/marvels-spider-man-anade-modo-new-game-plus-nueva-dificultad

Lo peor que se puede decir de The Heist, primer DLC de Marvel’s Spider-Man es que consigue llegar a aburrir, o acercarse a ello, en apenas cuatro horas de juego mientras que, tras decenas de horas y después de conseguir el 100%, seguía con ganas de jugar al título original. Sin duda, un DLC rutinario y poco imaginativo que no aporta nada interesante al videojuego. Totalmente prescindible.