Pasan los días y la cámara del iPhone XS sigue siendo sorprendiéndonos, además del modo retrato, cosas como el HDR inteligente y la forma en que es capaz de capturar colores y la luz en diferentes situaciones.

Ed Gregory, un cineasta profesional puso a prueba las capacidades de video cámara, comparándolo con una Canon C200 y un objetivo Sigma Art 18-35 f/1.8, con precio combinado de unos diez mil dólares.

El resultado ha sorprendido a Gregory, sobre todo porque el material, previo a proceso de etalonaje digital se veía prácticamente igual al resultado final. También ha quedado impresionado con el rango dinámico que la cámara del iPhone XS ha sido capaz de capturar. El hecho que la exposición múltiple se haga en tiempo real es una de las grandes ventajas de tener un procesador como el A12 Bionic y que el resultado se pueda ver inmediatamente después de terminar de grabar el video, impresiona.

La única crítica por parte de Gregory es la aplicación automática de perfilado (sharpening) a la imagen que, en pantallas pequeñas se ve muy bien pero que en pantallas grandes puede ser un problema. También explica que aunque un equipo profesional no está en la misma liga que un smartphone con una cámara pequeñísima, hay momentos que le resulta imposible diferenciar el video grabado entre un producto y otro.

La comparativa ha sido publicada en el video a continuación, y debemos aceptar que por momentos es bastante complicado saber cuál es la Canon C200 y cuál es el iPhone XS.