Este mismo jueves, el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, anunció durante la Reunión Ministerial Intermedia (IMM18) que el satélite español Ingenio será lanzado en el segundo trimestre de 2019.

Este proyecto comenzó a realizarse en 2008, pero no ha sido hasta ahora que se ha finalizado y ya está listo para empezar los preparativos y salir al espacio. El anuncio se realizó este jueves desde el centro de la Agencia Espacial Europea que hay en Villanueva de la Cañada (Madrid). El lugar elegido para el lanzamiento es el Puerto Espacial Europeo de Kurú, en la Guayana Francesa, lugar desde el que se envían al espacio las sondas de la ESA.

Observar la Tierra, su principal objetivo

El satélite, que será lanzado por un cohete Vega, realizará hasta 600 imágenes diarias que servirán para observar la Tierra. Estas fotografías ayudarán a la cartografía, agricultura, medioambiente (como la gestión acuífera o el mapeo forestal) y gestión urbanística. Durante un día, Ingenio pasará algo más de 14 veces por encima de nuestras cabezas a una altura de 670 kilómetros describiendo una órbita heliosíncrona (geocéntrica que por combinación se consigue que pase por una latitud terrestre a un mismo tiempo solar terrestre).

Para llevar a cabo la misión de mirar la Tierra, llevará un "instrumento óptico de alta resolución cuyo objetivo es la toma de imágenes terrestres en dos canales, uno Pancromático (PAN: blanco y negro) de 2,5 m de resolución, y uno Multiespectral con cuatro bandas (MS: azul, verde, rojo y NIR) de 10 m de resolución", según explican en página de SENER, responsables del diseño, fabricación, integración, alineación y la verificación de la carga útil primaria de la misión.

Las estaciones de control de Maspalomas (Gran Canaria) y Torrejón de Ardoz (Madrid) serán las encargadas de recabar todos los datos que Ingenio envíe a la Tierra.

Paz, el otro satélite español

paz

No es el primer satélite que España envía al espacio en solitario. La compañía SpaceX, propiedad de Elon Musk, fue la encargada de lanzar el pasado febrero la sonda Paz. Entre los usos principales de esta sonda, que orbita a más de 500 kilómetros sobre nuestras cabezas -más bajo de lo que lo hará Ingenio-, están el militar y de inteligencia, es decir, se utiliza para controlar las fronteras españolas o verificar la seguridad de las tropas del país. A pesar de su nombre, muchos catalogaron a Paz como un satélite espía debido a esto.

No obstante, esta sonda española también tiene entre sus funciones principales cartografiar la Tierra y un experimento del EEC-CSIC para mejorar las predicciones de los fenómenos climáticos extremos producidos por el cambio climático. Y en este caso, ambas funciones son civiles. Entre las no principales también se puede usar Paz para temas relacionados con el urbanismo y la planificación territorial o para evaluar daños tras catástrofes naturales.

Gracias a estos dos satélites realizados por la industria aeroespacial española, el país contará con dos sondas orbitando alrededor de la Tierra que se han construido sin que hubiera un proyecto de la ESA detrás, demostrando que la industria del país es capaz de realizar estos proyectos.