El pasado 26 de septiembre Google compareció ante el senado de los Estados Unidos. La sesión involucró diversos temas incluyendo al controversial Dragonfly, un navegador para China que atenta contra la privacidad de las personas en aquel país. Keith Enright, jefe de privacidad en Google, fue el encargado en responder por su compañía, dejando claro que no están "cerca de lanzar un motor de búsqueda para China".

https://hipertextual.com/2018/09/google-china-buscador-censura-privacidad

Una filtración que contradice todo

A pesar de la declaración anterior, una reciente filtración publicada por The Intercept demuestra que la intención de la compañía es lanzarlo en cuanto tengan la oportunidad. La filtración pertenece a una reunión privada que sostuvieron algunos empleados involucrados con Dragonfly, misma que se llevó a cabo el pasado 18 de julio. El jefe de motor de búsqueda en Google, Ben Gomes, estuvo presente en la junta y mencionó que el plan era lanzar el motor de búsqueda lo antes posible. Todo debía estar listo para "desplegarlo rápidamente".

El ejecutivo aceptó que las presiones actuales y el clima político están dificultando sus objetivos, pero animó al resto de empleados a mantenerse listos ante cualquier oportunidad que se presente para lanzar el buscador. Declaraciones bastante contradictorias si las comparamos con las palabras de Enright. "Tengo que admitir que ha sido un viaje difícil. Pero creo que es muy importante y que vale la pena. Nos deseo la mejor de las suertes para llegar a nuestro destino lo antes posible", agregó el jefe del buscador.

Gomes ya se pronunciado públicamente sobre Dragonfly. El 23 de septiembre dijo lo siguiente en una entrevista para la BBC: "En este momento, todo lo que hemos hecho es un poco de exploración, pero como no tenemos planes de lanzar algo, no hay mucho que pueda decir al respecto". Esas palabras generaron molestia en algunos empleados. Uno de ellos dijo a The Intercept que las declaraciones del ejecutivo eran "una mierda". La filtración también habla de la importancia del mercado chino para Google, pues es un territorio que puede aportar millones de usuarios a su cuenta:

Hay dos maneras en las que pienso en Google. Uno de ellos es la tecnología y el otro es el producto y el servicio a los usuarios. Entonces, desde el punto de vista de servir a los usuarios, no hay duda, estamos hablando de los próximos mil millones de usuarios. En realidad hay como 5 mil millones de adultos en el mundo, ¿por qué estamos pensando en los próximos mil millones de usuarios? Bueno, algunos de ellos no están habilitados, habilitados para Internet, etc. Y de las personas que tienen acceso a Internet, una gran parte de los que nos estamos perdiendo están en China.

Al final como en muchas otras situaciones, todo es cuestión de negocios. El problema es que Google está siendo cómplice de prácticas que atentan contra los derechos humanos de los ciudadanos chinos. En septiembre te dimos a conocer que Dragonfly incluye una lista negra de términos para evitar que la población obtenga información de los mismos. No se pueden realizar búsquedas relacionadas con los "derechos humanos", "protesta estudiantil" y "Premio Nobel".

Otro punto grave es que el navegador ofrece datos meteorológicos alterados por el gobierno asiático. ¿Con qué fin? Quieren que la población no esté enterada sobre los índices reales de contaminación. En cuanto al daño a la privacidad, Dragonfly se enlaza con los números de teléfono de las personas para poder monitorear cada una de sus búsquedas. Todo lo anterior se implementó para seguir los lineamientos de las autoridades.

https://hipertextual.com/2018/10/google-plus-hackeado

Polémica tras polémica

No sabemos cuál será el desenlace de esta historia, pero ahora nos queda más claro que Google dice una cosa ante el público y sus planes son realmente otros. Los de Mountain View se encuentran en el ojo del huracán, no sólo por su buscador para China.

Ayer se confirmó que Google+ fue hackeado en 2015 y hasta el pasado marzo se percataron de la situación. Google decidió guardar silencio sobre el ataque durante siete meses, lo cual ha generado una avalancha de críticas contra la compañía. Los atacantes accedieron a la información de medio millón de usuarios y hasta el momento no se sabe cómo se utilizaron esos datos. La red social cerrará definitivamente.