Waymo, la filial de coches autónomos de Alphabet, es la primera empresa que recibe permiso del Departamento de Vehículos Motorizados (DMV) del estado de California (Estados Unidos) para probar sus vehículos autónomos sin un conductor de respaldo en el asiento delantero, ha informado la empresa este martes.

La compañía podrá usar unas tres docenas de coches de prueba sin conductores detrás del volante en algunas partes de Mountain View, Sunnyvale, Los Altos, Los Altos Hills y Palo Alto. Waymo detalló que las pruebas se realizarán de manera vehículos.

El permiso de Waymo incluye pruebas de día y de noche en calles de la ciudad, caminos rurales y carreteras con límites de velocidad establecidos de hasta 104.6 kilómetros por hora. Según la empresa, sus coches pueden manejar de manera segura en la niebla y la lluvia ligera, lo cual también tienen permitido.

De acuerdo con empresa, si uno de sus coches enfrenta una situación que no comprende, se detiene en un sitio seguro hasta entender como proceder. "Para nuestros autos, eso significa seguir protocolos bien establecidos, que incluyen ponerse en contacto con la flota de Waymo y el soporte de pasajeros para obtener ayuda para resolver el problema", explicó la empresa, y añadió:

La seguridad es el núcleo de la misión de Waymo. Nuestros vehículos se someten a pruebas rigurosas que comienzan mucho antes de llegar a la carretera. Además de esos 10 millones de millas en carreteras públicas, nuestro sistema de auto conducción ha aprendido de manejar casi 7 billones de millas simuladas.

Como parte del trato, la compañía está obligada a monitorear continuamente el estado de sus coches y proporcionar comunicación bilateral con los pasajeros, así como tener al menos 5 millones de dólares en seguros y notificar a las comunidades locales cuando amplíen sus pruebas a tales lugares.

Los miembros del equipo de Waymo serán los primeros pasajeros de estas pruebas y, eventualmente, la empresa permitirá que personas externas realicen estos viajes en sus coches. La empresa ha estado realizando este tipo de pruebas de coches sin conductores de respaldo en Arizona y ha dicho que planea lanzar un servicio comercial en el estado para finales del 2018.