Fue el 5 de octubre de 1993, el día el que el Apple introdujo el lenguaje de programación del que todavía quedan reminiscencias en macOS Mojave y que desde luego es la base de muchas de las aplicaciones con las que trabajamos hoy en día. El tatarabuelo de Atajos en iOS. AppleScript el sistema de automatización con el código base que más tiempo se lleva utilizando en las diferentes versiones del Mac de forma continua.

En su día, supuso una revolución sin precedentes. Tanto que venía a complementar una serie de acciones o scripts que operaban en paralelo a la GUI del sistema para dar más funcionalidad al entorno del usuario, simplificar algunas acciones y complementar otras. En el año 1993, era un punto y aparte.

A día de hoy se sigue utilizando y mucho. Tanto aplicaciones que generan procesos en segundo plano, y utilizan el código original de AppleScript -evolucionado para hacerlo compatible con las APIs que han sido incorporando los diferentes sistemas-, como usuarios que crean sus propios procesos automatizados utilizando la aplicación de macOS, preparada a tal efecto. De hecho, si vas a tu carpeta utilidades del sistema todavía está aplicación lista para que puedas crear tus propios scripts.

En iOS también, aunque con matices. Workflow antes y Atajos ahora son reminiscencias que se basa en el mismo principio de AppleScripts, pequeños comandos predefinidos que generan respuestas en el sistema en función de unos condicionantes predefinidos y contenidos en la aplicación.

25 años en los que ha acompañado a los usuarios de Mac; para muchos en la sombra, para otros de forma activa. Es una de las partes fundamentales de los sistemas operativos actuales y, tal como se está adaptando la automatización y los asistentes virtuales, estamos seguros que lo seguirá siendo por mucho tiempo.