Analistas especializados consideran que los nuevos productos de Apple, especialmente aquellos de mayor precio, comienzan a afectar significativamente a la industria de lujo. El iPhone XS Max -que puede llegar a costar hasta 1.500 dólares o 1.659 euros- y el Apple Watch -que puede tener un precio de hasta 1.200 dólares/euros-, son los principales responsables.

En declaraciones para MarketWatch, Jaime Ward, directivo de Citizens Bank, asegura que será la industria de lujo, especialmente la joyería, será la más afectada:

Hay un número de factores que están impactando el sector de la joyería a medida que nos acercamos a las fiestas de fin de año. Por ejemplo, consumidores dispuestos a gastar prefieren experiencias antes de simples objetos

En la opinión de este medio, la estrategia de Apple, a partir de 2018 y con la nueva estrategia de precios, se centra en crear una nueva franja de productos por encima de la gama alta; una de lujo, con costos y materiales premium, destinada a un sector de consumidores que sí están dispuestos a pagar más. El informe de Citizens Bank sustenta la idea.

Varios analistas de Deloitte tienen un punto de vista similar sobre cómo el Apple Watch no solo está venciendo en la competición con otros wearables tecnológicos, sino con toda la industria relojera. "El dispositivo a tener en las fiestas de fin de año es el Apple Watch y no necesariamente un reloj comprado en la joyería del barrio".

La industria suiza de relojes ha sufrido particularmente con la llegada del Apple Watch. Primero fue ignorado —como sucedió con Nokia o BlackBerry tras la llegada del iPhone—, pero con el tiempo se ha tornado en una verdadera preocupación, convirtiéndose en el reloj más vendido del mundo.

Se espera que Apple venda 10 millones de Apple Watch durante el último trimestre de 2018, generando unos nueve 9.000 millones de dólares de acuerdo a Cascend Securities.