Volkswagen se encuentra actualmente en conversaciones con otros fabricantes del sector para conseguir llegar a un acuerdo que permita establecer unos estándares determinados para el futuro de la conducción autónoma, uno de los pilares base del desarrollo de los vehículos en los próximos años. Al menos otras 15 compañías estarían siendo partícipes de lo que podría ser un acuerdo muy significativo para la industria, según reporta Reuters.

Con ello será posible establecer unas guías comunes para que todos los fabricantes sigan un patrón establecido, por ejemplo, en lo referente a los sensores de detección, estando todos ubicados en los mismos lugares y, posiblemente, dar lugar a acuerdos de desarrollo de estas tecnologías. La inversión que hay detrás de los sistemas de conducción autónoma es enorme y un esfuerzo conjunto podría no solo abaratar los costes que supone, sino también dar lugar a mejores y más seguros resultados.

Volkswagen quiere estar a la vanguardia

Volkswagen ha sido una de las firmas que más pasos en pro de la conducción autónoma ha dado de manera reciente, mostrando vehículos como el SEDRIC y haciendo patentes acuerdos con otras compañías como Nvidia para trabajar con una tecnología que haga mejores a sus vehículos por encima de los del resto de fabricantes. Las conversaciones que ahora tienen lugar, por supuesto, no minarían la competitividad de unos y otros en el mercado.

Con todo aún por demostrar, lo que resulta evidente es que el futuro de los coches no solo será eléctrico, sino que también será autónomo. Ambas tecnologías, unidas de la mano, terminarán por gobernar en no demasiado tiempo los vehículos que se desplazan a diario en favor de un transporte más eficientes y, por supuesto, más fiable.