Hace unos días, Dara Khosrowshahi celebraba su primer cumpleaños en Uber después de la salida forzada del anterior CEO, Travis Kalanick. Las cosas no andaban bien en la compañía de transporte más grande del mundo: problemas internos, el sexismo en la compañía, cifras no terminaban de convencer a los inversores y los problemas sectoriales para cada país. La situación terminaba con el fundador fuera de la cara visible de la compañía. Sin embargo, la alargada sombra de Kalanick sigue estando más que presente.

Una batalla legal, externa a Uber, pero con todas las implicaciones de la compañía asoma la cabeza. Un nuevo problema para Dara Khosrowshahi. En este caso, dos de los ex Uber, que abandonaron la tecnológica cuando el fundador fue retirado de su cargo, se enfrentarán en los tribunales. Es de esperar que Uber sea citada para aportar pruebas que confirmen la situación de alguna de las partes.

Eric Alexander, el que fuese el encargado del negocio para Asía y Pacífico, ha demandado a Rachel Whetstone, la antigua encargada de las relaciones públicas y actual directiva en el mismo cargo para Netflix. La relación entre ambos directivos nunca fue del todo buena. Lo cierto es que Alexander siempre contó con el beneplácito del fundador de la compañía, siempre se le reconoció como uno de sus mayores confidentes. No es de extrañar que, una vez la junta directiva decidió quitar a Kalanick del mapa, Alexander sería uno de los siguientes. Finalmente, en junio de 2017 este fue despedido; hecho por le que Alexander culpa a Whetstone.

Desde el punto de vista de Alexander, fundamentos que ha plasmado en su demanda contra la antigua directiva de relaciones públicas, esta siempre tuvo un papel esencial en el hecho de su despido. Cita la demanda que Whetstone siempre quiso "destruir la reputación" de Alexander por una supuesta situación de celos respecto a la relación que este manejaba con el CEO de la compañía, añadiendo además, que siempre hubo una lucha personal en su contra. Por este motivo, expone el texto, la responsable de las relaciones con el exterior de la compañía utilizó su cargo de influencia para difundir información falsa a los medios sobre el responsable del Asía y Pacífico. Esto habría lastrado su situación laboral una vez salió de Uber.

La supuesta información falsa, citada en la demanda, vendría del cargo llevado a cabo por Alexander. Director de la región Asía-Pacífico, uno de los mayores problemas que encontró el directivo fue el de los casos de violación y acoso en la India. Según Whetstone, Alexander habría obtenido de forma ilícita los informes médicos de la chica. Según el directivo, existía la posibilidad de que el caso fuese un montaje en contra de Uber, y perpetrado por Ola -su mayor competencia en el país- con el objetivo de hundir la reputación de la tecnológica.

Para Alexander, esta situación dista mucho de la realidad y, entre otras cuestiones, seguiría afectando a la situación actual de la tecnológica.