Netflix, HBO, Amazon y el resto de plataformas de contenido en streaming que operen de manera oficial en la Unión Europea deberán cumplir una cuota relacionada con la producción del mismo para poder seguir presentes en el viejo continente. Así lo ha revelado Roberto Viola, responsable del departamento regulador de las comunicaciones, redes, contenido y tecnología en la Comisión Europea, en una entrevista a Variety.

"Solo necesitamos la votación final, pero es una mera formalidad", ha asegurado Viola, dando a entender que el acuerdo está garantizado y que para su entrada en vigencia solo habrá que esperar hasta que la misma se produzca el próximo mes de diciembre. Será entonces cuando se abra un plazo de veinte meses en el que los países tendrán que comenzar a aplicar dicha normativa, que obligará a las plataformas a que el 30 % de su contenido sea producido en la Unión Europea, pudiendo además llevar a cabo algunas modificaciones territoriales.

Hasta el 40 %

Una de las modificaciones que cada país será libre de decidir será el aumento del mencionado 30 % al 40 %, algo que podría ir añadido de recargos adicionales para subvencionar la producción de contenido propio en el territorio.Con ello se pretende que la inversión a nivel europeo de las grandes plataformas se intensifique durante los próximos años de manera eficiente.

Según el propio Viola, Netflix es la que puede cumplirlo, a día de hoy, de manera más sencilla, acercándose ya a ese 30 % exigible. Algo que seguramente podrán alcanzar sin demasiado esfuerzo cuando su nuevo centro ubicado en Madrid comience a operar a pleno rendimiento, lugar del cual saldrán todas las principales producciones enfocadas a la Unión Europea durante los próximos años.