Conseguir un teléfono con todo el frontal mostrando una pantalla ha sido un sueño que consumidores y fabricantes hemos compartido durante los últimos años. No solo por lo futurista que se antojaba en un primer momento un dispositivo en el que el total de la superficie primaria fuese útil, sino también por lo que podría significar en términos uso diario. Ahora ese sueño ya es una realidad y va camino de convertirse en una tendencia, aunque quizá no era como esperábamos.

Durante los últimos meses hemos visto varias apuestas en la que el frontal era casi todo pantalla (hagamos énfasis en el "casi" porque, mientras que los fabricantes de Android no den con la tecla para eliminar ese marco inferior ligera o notablemente más marcado que los laterales y el superior –o Apple encuentre una solución mejor al notch–, no podremos hablar de una móvil "todo pantalla" en el sentido estricto de la palabra) que hacían uso de diferentes soluciones para lograrlo. Algunos, como el Vivo NEX S, optaba por una cámara motorizada con un mecanismo que la hacía subir y bajar cuando se requería realizar un selfie; otros, como el Oppo Find X, ocultaban la cámara detrás de la pantalla para mostrarla con un deslizamiento manual.

Ambas opciones se antojan igual de válidas en términos de usabilidad y, a pesar que de que aún no nos encontramos a una imaginable solución futura donde la cámara se pueda integrar bajo el panel frontal –de la misma manera que algunos ya hacen con el sensor de huellas dactilares–, parece que los fabricantes han encontrado en ello una senda aceptable para recorrer en el futuro más próximo.

Prepárate para las cámaras que se "esconden"

Con un Oppo Find X que se espera que comience pronto su comercialización efectiva en el mercado europeo, otras dos compañías asiáticas preparan sendos terminales que ocultan la cámara frontal bajo un panel deslizante. La primera de ellas es Xiaomi que, tal y como revelaba su cofundador ayer, trabaja en un Mi MIX 3 con un diseño francamente atractivo y que adoptará también este sistema. La segunda, Lenovo, con su CEO habiendo subido a la red social china Weibo un vídeo del que se supone el próximo smartphone de la compañía.

Aunque aún queda por ver cómo son aceptados estos teléfonos en el mercado local e internacional, una clara tendencia parece erigirse en lo que a los teléfonos –casi– "todo pantalla" se refiere. Será durante los próximos meses cuando veamos el alumbramiento de los mismos y si realmente las ventajas que aportan en términos estéticos compensan a aquellas referidas a la incomodidad de tener que estar desplegando la cámara y, sobre todo, si este mecanismo adicional es duradero a largo plazo o puede presentar fallos de funcionamiento con el paso del tiempo y el uso cotidiano.