La Unión Europea planea una estricta regulación sobre la propagación de contenidos terroristas a través de las redes sociales, según Financial Times.

El borrador, todavía pendiente de aprobación por parte del Parlamento Europeo y los estados miembros, recoge posibles sanciones económicas a las empresas que no retiren los contenidos terroristas publicados en sus plataformas. Entre las compañias afectadas se encuentran Twitter, Facebook, Telegram y YouTube.

El plazo máximo para la retirada de los contenidos será de una hora. Con esta medida, la Unión Europea pretende detener su propagación en los primeros instantes.

En marzo, la Unión Europea publicó una serie de recomendaciones sobre la eliminación de contenidos terroristas publicados en redes sociales. Para asegurar su correcta aplicación, los organismos prometieron revisar el progreso realizado por las empresas tecnológicas.

Cinco meses después, Julian King (comisario de seguridad de la Unión Europea) asegura a Financial Times que los procesos de moderación de contenido siguen sin cumplir las peticiones de la UE. La nueva regulación, aún pendiente de aprobación, ayudará a revertir la situación y proteger a los ciudadanos.

La plataforma de mensajería instantánea Telegram es una de las vías de comunicación más populares de Estado Islámico. En agosto de 2016, sus cuentas en la red social fueron suspendidas, pero los integrantes continúan propagando contenidos relacionados a través de canales espejo y cuentas secundarias.

Twitter, Facebook y YouTube también actúan como autopistas para los contenidos de Estado Islámico (y otros grupos terroristas). Un estudio publicado por Counter Extremist Project asegura que, entre los meses de marzo y junio, se publicaron hasta 1.348 vídeos relacionados.