El culebrón Dark Souls toca a su fin. Anunciado a principios de año, con un lanzamiento previsto para el 25 de mayo en todas sus plataformas, Dark Souls: Remastered llegó a PlayStation 4, Xbox One y PC en el día fijado pero no hubo ni rastro en la plataforma de Nintendo. Desde Bandai Namco confirmaban el retraso de la versión renovada del clásico de From Software pero no anticipaban una nueva fecha de estreno.

Así han transcurrido varios meses, sin noticias relevantes sobre la versión para la plataforma híbrida, hasta el día de hoy. Bandai Namco ha publicado en su cuenta oficial de Twitter que la versión para Nintendo Switch de Dark Souls: Remastered llegará el próximo 19 de octubre. Lo hará, además, de la mano del esperado amiibo de Solaire de Astora, emblemático personaje de la primera entrega de la franquicia, que se venderá por separado.

Desde la compañía han confirmado que, como ocurriera con las versiones de PC, PS4 y Xbox One, se realizará un test de servidores en una fecha todavía por determinar. La versión de Switch, según la información oficial, contará con una resolución 1080p en modo sobremesa y 720p en su modo portátil. La tasa de frames por segundo será, en ambos casos, de 30fps e, igual que ocurre en las otras versiones, incluirá multijugador para hasta seis jugadores y todos los DLC estarán incluidos.

Tal y como os contamos, el remaster de Dark Souls hace fácil que volvamos de nuevo a Lordran pero, por contra, está lejos de quedar a la altura de lo que una obra como Dark Souls merecería en términos de puesta al día y renovación. A nivel gráfico los cambios son ligeros (y no siempre acertados) y podría haberse hecho mucho más. Por suerte, los retoques jugables hacen más cómoda y atractiva la experiencia.