BQ, después de presentar el pasado mes de mayo la renovación para su línea de productos con mejores especificaciones, los Aquaris X2 y X2 Pro, da a conocer ahora su apuesta para la categoría más modesta de todas. Así llega el Aquaris C, un teléfono sin demasiadas ínfulas que presume de aportar características de gama media al segmento de entrada y que, si bien supone una apuesta respetable, vuelve a evidenciar lo complicado que resulta competir contra otros fabricantes del sector.

Exteriormente, no hay nada que deba sorprendernos mucho, adoptando un diseño frontal con una pantalla HD+ que intenta aprovechar al máximo los bordes que rodean al panel para ofrecer mayores dimensiones, que en este caso alcanzan las 5'45 pulgadas. En su parte trasera, como viene siendo también habitual, disponemos del lector de huellas y una cámara ubicada en el ya extendido formato vertical.

A rebufo

Es inevitable sentir que ciertas marcas se desplazan, durante los últimos tiempos, a rebufo de otras que han ido atrayendo hacia sí el principal foco de atención. Esa sensación se repite con las especificaciones del Aquaris C, que monta en su interior el Snapdragon 425, 2 escasos GB de memoria RAM y un aún más reducido almacenamiento interno de 16 GB. Características que hubieran servido en otro tiempo pero que hoy resultan evidentemente insuficientes para una amplísima mayoría de usuarios. No se trata ya de que es un teléfono enfocado al público menos exigente; es que incluso estos últimos podrían verse en problemas en el día a día para poder llevar a cabo las tareas más sencillas con él.

Es cierto, no obstante, que el Aquaris C cuenta con puntos interesantes, como la carga rápida de su batería de 3.000 mAh, su cámara frontal de 13 megapíxeles con apertura f/2.0 o su frontal de 5 megapíxeles con flash dedicado. A pesar de esto, el conjunto no ofrece –sobre el papel, al menos– lo que uno podría esperar de un terminal lanzado en los últimos meses de 2018.

BQ sigue contando con diferentes opciones para todo tipo de necesidades y bolsillos pero, en este caso, resulta del todo imposible no acordarse, por ejemplo, del Xiaomi Redmi 5 Plus. Este se puede encontrar en Amazon por el mismo precio que el nuevo Aquaris C, 149 euros, con la diferencia de que su procesador es el polivalente Snapdragon 625, su RAM es de 3 GB y su almacenamiento interno asciende a los 32 GB, entre otras bondades.