La nueva generación de Apple Watch que prepara la compañía con sede en Cupertino promete ser la que reciba la mayor renovación hasta la fecha desde que comenzara la comercialización de los mismos en el año 2015. Lo hará, como no podía ser de otra manera, dando un nuevo aspecto físico al dispositivo y dotándolo de una mayor pantalla que permita sacar más provecho a las posibilidades del mismo.

Así lo asegura en una nueva ronda de predicciones Ming-Chi Kuo, analista del sector que ya se atreve a concretar datos bastante específicos de los terminales que llegarán en apenas unos meses. Aún no se sabe cuándo será, eso sí, pues a pesar que podemos contar con una previsible presentación en el mes de septiembre para dar la bienvenida a los tres nuevos modelos de iPhone que se espera que la tecnológica muestre al púbico este año, también hay que tener en cuenta las pendientes renovaciones de la línea de los MacBook y de los iPad, pudiendo dividir el total de productos en dos eventos diferentes.

https://hipertextual.com/2018/07/iphone-x-barato-colores

Sea como fuere, parece seguro que los nuevos Apple Watch llegarán an otoño, haciéndolo para ofrecer a los clientes una razón de peso para dar el salto de una generación a otra o, si es el caso, decantarse a adquirir por vez primera uno de los relojes de la marca.

Más pantalla, más tamaño

Llevamos ya tiempo sabiendo que los nuevos relojes traerán consigo un aumento de pantalla gracias a una reducción de los marcos que bordean a la misma, permitiendo aprovechar más el codiciado espacio en un lugar tan complejo como la muñeca. Kuo afirma no solo ahora que esto será así, sino que ofrece los primeros datos en cuanto a tamaño del cuerpo de los smartwatches y pulgadas de sus pantallas.

https://hipertextual.com/2018/06/wwdc-2018-iphone-ipad-apple-watch-macbook

De esta manera, los relojes pasarían de contar con unas cajas de 38 y 42 milímetros a 39,9 y 45,2 milímetros, aumentando ciertamente su tamaño. La pantalla acompañará a este incremento en el cuerpo y ascenderá de las 1,3 y 1,5 pulgadas actuales (para el modelo de 38 y 42 milímetros, respectivamente) a 1,57 y 1,78 pulgadas. Esto nos dejaría, si finalmente resultan ciertas las predicciones, con el reloj de menor tamaño disponiendo de una pantalla de mayores dimensiones que la del modelo de 42 milímetros actual, pero sin alcanzar las medidas de este. Todo un salto en términos de aprovechamiento de espacio que, además, es de esperar que sea muy vistoso.