La sorpresa del día. Netflix ha adquirido los derechos de Mowgli, la versión de la historia de El libro de la Selva que ha dirigido Andy Serkis y ha producido Warner Bros. La compañía sigue haciendo crecer su catálogo y, esta vez, lo hace mediante la mayor compra de una película ya terminada hasta la fecha. Pero, ¿es eso una buena noticia?

Mowgli ha sido una película sumida en constantes vaivenes: proyecto personal y pasional de Serkis, el que fuera intérprete de Gollum, arrancó su desarrollo hace ya varios años pero sufrió un parón en el rodaje debido a la producción y estreno de una nueva versión de la mano de Disney, bautizada como El libro de la selva (lo que provocó al cambio de nombre a esta versión, conocida como Jungle Book: Origins). Dirigida por Jon Favreau, el proyecto fue todo un éxito y logro recaudar 966 millones de dólares. Así, pese a que ambos desarrollos coincidían en el tiempo, la decisión lógica parecía parar y centrarse en las virtudes y valores diferenciales del film.

Y, no cabe duda, Mowgli es una película con potencial: es la primera película dirigida por Andy Serkis (director de segunda unidad en la saga El Hobbit), uno de los profesionales más reputados de la industria en lo que a interpretación mediante captura de movimiento y CGI se refiere, y cuenta entre sus filas con voces de la talla de Christian Bale, Benedict Cumberbatch y Cate Blanchett. El gran problema está en las sensaciones: no parece que Netflix esté triunfando y asegurándose el éxito con la compra de los derechos de Mowgli, más bien al contrario.

Lo que parece subyacer de esta decisión es la cautela por parte de Warner Bros. y el intento de reducir riesgos vendiendo los derechos de emisión, algo que no tendría el menor sentido si la compañía confiara plenamente en su producto. El antecedente más directo de este tipo de acuerdos está en The Cloverfield Paradox, producción de Paramount Pictures adquirida y estrenada por sorpresa en Netflix.

De la mano de esta noticia llega un retraso indefinido del estreno de la película, previsto inicialmente para el 19 de octubre. Desde Netflix han confirmado que se estrenará a principios de 2019 y que igual que ocurrirá con The Irishman, el proyecto de Martin Scorsese para la compañía, apuntan a un estreno limitado en cines. Es difícil saber cuál será el recorrido y el alcance del proyecto en salas, dada la ausencia de antecedentes, pero el tiempo dirá.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.