Una de las noticias de la semana pasada fue la inversión de Google en KaiOS, un sistema operativo que está experimentando un crecimiento espectacular en terminales ultraeconómicos en mercados emergentes. Aunque a priori puede ser un competidor para Android Go y Android a secas, Google ya ha demostrado que su modelo de negocio no tiene sentido sólo en su plataforma, sino que tiene que ser universal. Las aplicaciones son las que dan vida a sistemas operativos y cuya carencia ocasionan la muerte de otros. Windows Phone y Firefox OS lo saben bien.

KaiOS no correrá la misma suerte. JioPhone, en cuyos terminales corre el sistema operativo apoyado por Google, ya suma 25 millones de unidades, y se espera que el número siga creciendo. A ello contribuirá, sin duda, que la compañía haya anunciado la llegada de aplicaciones nativas de WhatsApp, YouTube y Facebook, que se suman a Google Assistant, disponible en la plataforma desde el final de 2017.

De momento, JioPhone no es KaiOS, pero dado el acuerdo con Google a nivel global es normal que más pronto que tarde la llegada de aplicaciones se traslade al sistema operativo al completo. Más allá de lo importante que esta noticia resulta para mercados como la India, donde WhatsApp es tan potente que incluso están experimentando con envíos de dinero a través de la app, el movimiento muestra cómo Google sabe que ha ganado la guerra móvil, y ya no hay nada que temer.

Otros no corrieron la misma suerte

No ocurrió lo mismo con Windows Phone, sistema operativo que nunca recibió mimo ninguno por parte de Google, y cuya tienda de aplicaciones siempre fue un desierto si buscabas aplicaciones oficiales de YouTube, Drive, Maps o Gmail. La cosa llegó hasta el punto de que Microsoft desarrolló una aplicación de YouTube y Google la bloqueó.

KaiOS no supone una amenaza y sí una gran oportunidad de expansión. También lo saben en Facebook, que tampoco se implicó al principio en Windows Phone (Microsoft tuvo que lanzar su propio cliente) y nunca lanzó app oficial para Firefox OS, donde se tuvo que recurrir a una web embebida. Dar soporte a su app en KaiOS es abrirse al "next million" del que siempre hablan, que supondrá una gran vía de expansión para la publicidad de Facebook. Es por ello que la compañía promocionó tanto su proyecto de Internet.org.

WhatsApp ha tardado aproximadamente lo mismo en tomar en serio a KaiOS que lo que tardó en hacerlo con Windows Phone 7 Series, un año. Como ocurre en la app de Facebook, los mercados emergentes son vitales, y el indio en concreto es vital. Firefox OS "corrió la suerte" de recibir aplicación "oficial" de WhatsApp dos años después, y sólo llegó a unos pocos terminales. Ya era un momento irrelevante.

Lo siguiente, probablemente, sea ver aplicación de Instagram, que ya ha lanzado Instagram Lite para funcionar mejor en terminales Android de muy baja gama.