El Tesla Model 3 está resultando ser una auténtica pesadilla para Elon Musk, que ni poniéndose personalmente al mando está logrando acercarse a las cifras de producción esperadas por los inversores y fijadas –de nuevo– por la compañía hace meses. La ya manida cifra de las 5.000 unidades por semana para finales de este mes sigue sin cumplirse y las palabras de Musk suenan cada vez más a hueco.

Junio era el mes clave para observar si los esfuerzos del CEO de la compañía por tomar las riendas de la producción del vehículo realmente daban resultado, algo para lo cual se anunció que la factoría permanecería operativa las 24 horas del día en un intento desesperado por alcanzar unos niveles que no llegaban. Esta medida, que tampoco parece haber resultado efectiva, ha dado paso al montaje de una gigantesca carpa construida en las últimas dos semanas en los exteriores de la fábrica que aloja una nueva línea de producción para conseguir aumentar el número de coches ensamblados semanalmente de cara a los próximos resultados financieros de la compañía.

Elon Musk alerta a sus empleados sobre sabotaje y fuga de información en Tesla

Es el propio Musk el que sigue afirmando que la producción de 5.000 Model 3 por semana llegará "en las próximas semanas", siendo más probable que eso signifique que el verano pasará sin haber logrado el hito. Lo afirmaba en un correo electrónico dirigido a sus empleados fechado el pasado día 17 de junio y filtrado este martes, donde hace referencia dos veces a dicho objetivo. En el mismo acusaba de que había personas intentando sabotear la compañía aunque, con o sin sabotaje, los resultados son los que son.

Las cifras de las que nadie quiere hablar

Nuevas informaciones permiten conocer ahora cómo ha ido la producción del Model 3 en lo que va de año para Tesla, que no hacen sino evidenciar el mal momento por el que pasa una factoría de Fremont que no da más de sí. 30.000 unidades de dicho vehículo han salido de la factoría en lo que va de año, habiendo fabricado en junio unos 6.000 coches. Esto haría que la cifra de vehículos pasara de los 2.000 por semana, pero quedando nuevamente demasiado lejos de la meta.

Tesla sigue quemando dinero, pero Elon Musk tiene un plan

La nueva cadena de montaje tampoco parece estar funcionando con un rendimiento suficiente como para conseguir doblar los niveles de producción, habiendo ensamblado unas 100 unidades desde principios de mes. Todo ello deriva en una situación de inestabilidad para Tesla que tiene que conseguir remontar en la segunda mitad del año y llevar el flujo positivo a su caja, una situación que a día de hoy parece, cuando menos, improbable.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.