Fortnite es sin duda el éxito del año. Ya venía apuntando maneras, pero desde luego el Battle Royale de moda ha generado un crecimiento exponencial tras su lanzamientos en el móvil y en la consola portátil de Nintendo. Pasa una cosa interesante, el modelo de Fortnite se basa en el free-to-play, es decir, tu descargas el juego gratis y pagas si quieres contenidos adiciones, en este caso, skins y accesorios para el juego. Generalmente los títulos free-to-play no suelen salir en versión física, pero con Fortnite todo es diferente.

Resulta que antes de su boom de popularidad e incluso antes del modo Battle Royale, Fortnite llegaba a las estanterías en julio del año pasado en formato físico, publicado por Gearbox Software e incluir su modo supervivencia con el acceso anticipado. El precio era de 60 dólares/euros, el estándar de los videojuegos triple A, y desde luego estaba muy lejos de atraer la popularidad que tienen ahora. Básicamente, el modo principal de Fortnite estaba basado en el jugador contra el entorno, clásico PvE, llamado Salvar el Mundo (al que todavía se puede jugar).

El modo Battle Royale por el que se ha hecho famoso llegaba como actualización del juego casi 3 meses después de su lanzamiento, y convertía al juego en un free-to-play con todas las letras debido a que su puesta a disposición del título era gratuita. El lanzamiento en físico del juego no tenía previsto el boom posterior del mismo, y por tanto, la tirada de Fortnite en físico fue algo escasa dada su dimensión actual.

Esto está haciendo que muchos poseedores de copias físicas del juego, e incluso algunos retailers, está inmerso en una carrera especulativa sobre el precio de las -pocas- copias físicas que hay por ahí, de hecho, ahora mismo hay copias usadas en Ebay listadas por 150 dólares, algo entendible dada la popularidad del juego, pero también las hay por más de 400 y 500 dólares aunque el precio medio actual está en unos 300 dólares.

Sin duda, a estos niveles tener una copia física de Fortnite es una garantía de sacar beneficios dada la fiebre coleccionista. Lo mejor del asunto es que a día de hoy se puede acceder a todo el contenido de ese disco, incluyendo el "Standard Founder's Pack" por cerca de 40 dólares.