Rupert Stadler, el CEO de Audi, ha sido detenido este lunes en la alemana ciudad de Múnich. El ejecutivo del Grupo Volkswagen ha sido requerido por las autoridades competentes del país en relación al dieselgate, el escándalo que salpicó a dicho Grupo en 2015 tras descubrirse que se habían estado falseando los datos de emisiones contaminantes durante los pasados años para ajustarse a una normativa que no cumplían, lo cual afectó a 11 millones de vehículos.

Tres años después, y según informa Reuters, el CEO de Audi, uno de los ejecutivos relacionados con el caso, ha sido detenido para determinar su grado de implicación en el caso. Así lo ha confirmado una persona del Grupo:

Confirmamos que el Sr. Stadler fue arrestado esta mañana. La audiencia para determinar si va a ser retenido está en curso.

La detención se ha hecho efectiva casi un año después de que varios de los principales fabricantes de vehículos se comprometieran con la VDA (Asociación de la Industria Automovilística alemana) a pagar una cierta cantidad para actualizar 5 millones de vehículos de acuerdo a la normativa. Según las autoridades, existía un riesgo evidente de que Stadler destruyese algunas de las evidencias de las malas prácticas de la empresa durante los años previos al dieselgate.

Adiós al diésel

Es escándalo de Volkswagen fue la antesala de muchos movimientos que estamos viendo en los últimos tiempos en lo referente al diésel, que ya comienza a ser repudiado tanto por fabricantes como por territorios. Durante los próximos años asistiremos a un proceso de retirada del mercado de estos vehículos, que dejarán de ser fabricados por las marcas, para dar paso más tarde a la prohibición de su circulación por ciudades y países hasta su total erradicación.

En este sentido, Toyota ya ha anunciado que dejará de comercializar vehículos diésel en suelo europeo este mismo año. Por su parte, países como Francia o Reino Unido ya han puesto fecha límite para la venta de vehículos contaminantes en sus territorios, a partir de la cual los fabricantes tendrán que contar con otras alternativas para poder seguir operando. Esta es la razón de los recientes y redoblados esfuerzos para el desarrollo de la tecnología eléctrica que estamos viendo por parte de las principales marcas en la actualidad.